Un trágico hecho se vivió en la mañana de ayer en la calle Bolívar del sector Brisas del Cartanal en el municipio Independencia del estado Miranda, luego que una pequeña de tres años muriera calcinada y su hermano de 8 meses resultara quemado al incendiarse la humilde vivienda que les servía de hogar.

Al parecer todo comenzó cerca de las 7:30 de la mañana cuando un chispazo salió de un toma corriente donde estaban conectados dos ventiladores que refrescaban la vivienda de tres metros de ancho por tres de largo, construidas con láminas de acerolit. En el improvisado ranchito vivían Juan García, su concubina Talía Nelo y tres pequeños hijos Juan José de 5 años de edad, Ani Nataly (3) y Víctor Daniel (8 meses de nacido). Todos hijos de papá y mamá.

“Todo fue muy rápido”

De acuerdo al testimonio de Talía ella estaba durmiendo con el bebé de 8 meses y su hija de 3 años de edad, en la cama cuando observó que donde estaban conectados los ventiladores se desprendió una luz de varios colores (chispazo) y de inmediato comenzó un fuego. La mujer, presa del pánico, comenzó a pedir auxilio y tomó al bebé de 8 meses y lo sacó de la vivienda, luego regresó a ésta en busca de la niña Ani Nataly pero la pequeña se escondió detrás de una corneta del equipo de sonido “cuando intenté rescatarla ella se agachó asustada y en ese momento escuché un ruido ensordecedor y las llamas se apoderaron de la casa.

“Todo fue muy rápido. Mi hija se quedó ahí adentro y no pude hacer nada para salvarla”, narró la mujer quien tenía la mirada perdida en el infinito. Los familiares de la pequeña fallecida indicaron que el niño de 8 meses sufrió quemaduras de 2do grado en 40% de su cuerpo.

El infante fue llevado por una vecina al Centro de Diagnostico Integral de Dos Lagunas y de ahí remitido en una ambulancia de Protección Civil de Independencia al J.M. De los Ríos de donde fue rebotado al hospital Miguel Pérez Carreño siendo devuelto. Finalmente el menor fue atendido. Su estado de salud es estable. El señor Juan, quien se desempeña como soldador para una contratista, había salido de su casa como todos los días a las 6:30 de la mañana para su trabajo, mientras que el mayor de los hermanos se “escapó” para la vivienda de su abuela materna que está a escasos metros de la de él.

Faltó agua

Los vecinos, al escuchar los gritos de auxilio de Talía, salieron a socorrerla percatándose de lo que estaba sucediendo. Todos buscaron baldes con agua e intentaron sofocar las llamas pero los esfuerzos fueron inútiles. Debido a la falta de agua en la zona los habitantes consumieron las reservas que tenían almacenadas en pipotes las cuales no alcanzaron para poder apagar las llamas.

El voraz fuego consumió de minutos el rancho y acabó con dos camas, un televisor, un equipo de sonido, una cocina, ropa y otros enseres que esta humilde familia poseía. La vivienda fue construida en este lugar hace tres semanas. Estas personas vivían en la casa de la mamá de Talía. Al sitio se presentaron efectivos del Cuerpo de Bomberos de Miranda, Protección Civil de Independencia y Funcionarios del Cicpc del Tuy, quienes investigan el suceso.

Por Jean C. Rodríguez
Con información de Diario La Voz

actualidad » en esta sección

buscador