Foto: Leon Neal / AFP

El Cairo/Trípoli, 22 ago (dpa) - Fuentes opositoras estiman el patrimonio de la familia del líder libio Muamar al Gadafi en torno a los 100.000 millones de euros (unos 144.000 millones de dólares), aunque no existen cifras exactas debido a la censura en el país norteafricano respecto de las actividades del clan.

Lo que sí se sabe es que parte importante estaría constituido por inversiones de Gadafi y de sus hijos en bienes inmobiliarios de lujo.

Sin embargo, una parte importante del dinero del líder libio está bloqueada. Como parte de las sanciones de la ONU y la UE contra el régimen, cientos de cuentas libias quedaron congeladas con una suma total estimada superior a los 40.000 millones de euros, de los que unos 22.000 estarían en Estados Unidos.

A las cuentas de la familia se bloqueó también dinero del banco central libio y del fondo estatal Libyan Investment Authority (LIA), en cuya fundación desempeñó un importante papel el hijo de Gadafi Saif al Islam y en el que participan más de 100 empresas de todo el mundo.

Los despachos de la embajada de Estados Unidos en Trípoli revelados por la web Wikileaks dieron una idea aproximada de los negocios de los Gadafi. Según los cables, la familia cuenta con activos en los sectores del petróleo, el gas, las telecomunicaciones, la infraestructura y la construcción, la hotelería, la prensa y la industria del consumo.

Se cree también que algunos de los hijos de Gadafi recurrían a menudo, sin informar a su padre, al jefe de la Compañía Nacional del Petróleo (NOC), Shukri Ghanem, para exigir que se les entregaran ingentes sumas de dinero para fines privados. Otra variante era recibir directamente petróleo.

Saif al Islam, uno de los hijos de Gadafi, se beneficia también de los ingresos del crudo a través de su empresa One-Nine Petroleum. Su hermana Aisha es propietaria por su parte de una clínica privada en Trípoli.

Foto: REUTERS/Chris Helgren/File

Mohammed al Gadafi obtiene su dinero del sector de las telecomunicaciones e Internet, bajo control del Estado. Al Saadi, otro de los vástagos, participa en el sector inmobiliario y el del turismo. Se dice que Al Saadi, por otro lado, tuvo disputas con sus hermanos Mohammed y Mutassim debido a la licencia de Coca-Cola en el país.

No se sabe con exactitud cuál es la cantidad de fondos desviados por el clan Gadafi al extranjero. Hay rumores de que la familia tiene cuentas en los países del Golfo, pese a que las relaciones con los monarcas de la región son bastante malas.

Saif al Islam tendría además una lujosa propiedad inmobiliaria en Londres. Se calcula que entre las posesiones del clan está también un centro comercial en el corazón de la capital británica.

A través de la empresa de inversiones Lafico la familia tenía en 2002 un 7,5 por ciento de participaciones en el club de fútbol italiano Juventus de Turín. Entonces desembolsaron para ello 22,9 millones de euros.

actualidad » en esta sección

buscador