Foto: Zenaida Palacios

Nota de Prensa.- Para el Diputado del Municipio Sucre del Estado Miranda, William Ojeda, resulta inaudito que el actual Gobierno vaya a cumplir 13 años en el poder y diga que está nombrando comisiones para estudiar el problema de la criminalidad.

“El auge delictivo, la criminalidad y la violencia son sinónimo de severos desajustes sociales, eso quiere decir que hasta en materia social el actual régimen ha tenido resultados lamentables”, recalcó el Diputado de la Unidad.

Es un irrespeto que alguien llegue al poder y cuando el pueblo espera que gobierne, que resuelva los problemas con celeridad, salga con que se va a poner a estudiar los problemas a ver cómo se solucionan. Pero más inaudito es que ese Gobierno vaya a cumplir 13 años en el mando y pretenda que le acepten comisiones de estudio como respuesta a los conflictos más acuciantes.

Tal reclamo fue hecho por el Diputado de la Unidad Democrática y Vicepresidente de Un Nuevo Tiempo, quien recordó que cuando alguien es escogido para un cargo de elección popular, al postularse y durante toda la campaña asegura conocer bien los conflictos y el modo de solucionarlos, “por lo que resulta un fraude inaceptable que después de electo, diga entonces que va a comenzar a estudiar a ver cómo soluciona los problemas”.

Ojeda dio a conocer su preocupación por el agobiante auge delictivo y la inoperancia del Gobierno Nacional en la materia, en uno de sus recorridos de calle realizado este fin de semana, al visitar en esta oportunidad varias comunidades populares y de clase media de la Parroquia Petare, Municipio Sucre del Estado Miranda.

Asimismo el diputado mirandino recalcó la falta de resultados satisfactorios de la gestión gubernamental en todos los órdenes. “El auge delictivo, la criminalidad y la violencia son sinónimo de severos desajustes sociales, eso quiere decir que hasta en materia social el actual régimen ha tenido resultados lamentables”.

Comisiones presidenciales engañan a la gente

“No acepto el cuentico de comisiones presidenciales que ahora vienen a estudiar el problema del hamponato en el que se ha convertido el País. Necesitamos acciones urgentes en materia de prevención y tratamiento de la delincuencia. Las acciones deben ser ya, porque ahora mismo están atracando, robando, desmantelando propiedades, así como hiriendo e incluso asesinando personas en todos los estados del País”, recalcó el vocero unitario.

Que a estas alturas, según advierte Ojeda, el tema del inaplazable desarme de las bandas criminales esté sumergido en una paquidérmica comisión presidencial, es casi un engaño para el pueblo, porque pasan los días, pasan las semanas y no se comienza el bendito desarme.

El gobierno actual contó con una asamblea nacional (en minúscula) de dominio oficialista casi total, con el control absoluto durante cinco largo años, y no reformó ni actualizó la susodicha ley de desarme. Ahora viene el mismo gobierno con el cuento y que de una comisión presidencial sobre el tema que se dedica a consultar, a averiguar, a estudiar. Por Dios, hasta cuando, se requieren acciones coordinadas con todas las regiones de inmediato porque la crisis está devorando a la familia venezolana, apuntó el Diputado del Municipio Sucre del Estado Miranda.

Oportunidades a los muchachos y mano dura al hampa

Ojeda, quien ha preparado un exhaustivo programa de seguridad que está ofreciendo a los habitantes del Municipio Sucre, considera que el tema de la Seguridad Ciudadana debe declararse Emergencia de Estado, y con ello darle la prioridad que tiene la preservación de los bienes y la vida de las personas.

“O el Gobierno Nacional actúa con firmeza ante el hampa, o estará demostrando que es cómplice de ella, que la tolera, se sirve de su existencia para inconfesables y aviesos fines”, recalcó el parlamentario.

Este es un asunto de vida o muerte. Debe actuarse, de forma enérgica y de inmediato. Deben implementarse una serie de mecanismos de motivación al logro para estimular a nuestra juventud, oportunidades en deporte, estudio, empleo técnico, creación informática y expresión cultural; al mismo tiempo que se le responde con mano dura, con firmeza institucional al hampa, exclamó Ojeda.

“A los muchachos hay que mandarles el mensaje clarito de que portarse bien es muy bueno, es positivo y maravilloso, pero que portarse mal es muy doloroso, porque les va mal”, expresó William Ojeda en franca conversación con un nutrido grupo de muchachos alrededor de una cancha petareña.

actualidad » en esta sección

buscador