WASHINGTON, 29 agosto 2011 (AFP) - La candidata a la investidura republicana Michele Bachmann era objeto de severas críticas por haber dicho que el sismo y el huracán que golpearon la costa este de Estados Unidos eran la forma que encontró Dios para llamar la atención sobre los problemas de los norteamericanos.

Bachmann, que habló el domingo durante una reunión política en Florida (sureste), declaró más o menos en broma: “No sé qué debe hacer Dios para llamar la atención de los políticos. Tuvimos un sismo, tuvimos un huracán. Dijo: ‘¿van a empezar a escucharme?’”.

“Escuchen a los estadounidenses, que en estos momentos vociferan”, indicó Bachmann. Y a continuación explicó que los electores reclamaban una reducción de las dimensiones del gobierno que, según ella, persigue “un régimen de obesidad mórbida”.

Varios medios norteamericanos se burlaron este lunes de la declaración de Bachmann, la precandidata ultraconservadora de la derecha cristiana.

The New York Magazine comparó a Bachmann con el televangelista Pat Robertson, habituado a tales declaraciones. La revista, que reproduce los dichos de la precandidata, añade: “¡Ups! No era Pat Robertson explicando de manera ridícula que Dios produjo un terremoto y un huracán porque estaba descontento con las finanzas estatales. Era Michele Bachmann, candidata a la elección presidencial”.

En un editorial titulado “Bachmann habla con Dios”, publicado en un blog del Washington Post, Johnathan Capehart observa que Bachmann ya había hecho referencia a su candidatura a la presidencial como una voluntad divina. Recuerda que uno de los diez mandamientos estipula que “no evocarás el nombre de Dios en vano”.

Bachmann ganó el 14 de agosto una elección de ensayo en Iowa (centro), cuyo objetico era eliminar precandidatos republicanos a los comicios presidenciales de 2012.

Sin embargo, el precandidato ultraconservador texano Rick Perry es quien está a la cabeza de los sondeos sobre intención de voto.

actualidad » en esta sección

buscador