Foto:EFE/MÓNICA FARO

Gran parte de la población mundial, cree necesario que para comenzar el día con vitalidad y fuerza, deben ingerir café, o de lo contrario no podrán rendir en sus actividades cotidianas de la misma forma.

La Universidad del Este en Londres, Inglaterra, realizó una investigación experimental con el fin de determinar si la cafeína realmente afecta nuestra atención y estado de ánimo o simplemente se trata de las expectativas que generamos en torno al consumo del café matutino.

El estudio se llevó a cabo en más de 80 individuos en edades comprendidas entre los 18 y 47 años, a los que dividieron en dos grupos, uno de ellos debía consumir café descafeinado y el otro con cafeína.

Al primer grupo se le hizo creer que consumían café con cafeína y al segundo lo contrario. Posteriormente, los participantes fueron sometidos a diversas situaciones y test que ponían a prueba su rendimiento mental, estado anímico y tiempos de reacción.

El estudio, arrojó resultados sorprendentes, aquellas personas que habían consumido café descafeinado y que pensaron haber consumido con cafeína, indicaron una mejora bastante significativa en su rendimiento mental y ánimo. Incluso, lograron realizar las tareas de forma más efectiva que aquellos que si ingirieron cafeína.

Los investigadores afirmaron que la expectativa de que la cafeína nos proporcionará un estímulo, es tan grande que logramos experimentar ese estímulo aun cuando no tiene ningún efecto.

La profesora Lynne Dawkins y su equipo de la Escuela de Psicología de la Universidad del Este de Londres aseguran que “tanto la cafeína como las expectativas de haber consumido cafeína mostraron una mejora en la atención y en la velocidad psicomotora”. Además “incrementaron el vigor y la respuesta a la recompensa de los participantes”.

“Todos los participantes confirmaron de un incremento en la depresión, pero aquéllos que consumieron cafeína o creyeron que la estaban consumiendo, dijeron tener menos depresión”, agregaron los autores de este estudio.

Se ha comprobado, con el transcurrir del tiempo, que la cafeína es un estimulante que actúa en el cerebro y que puede combatir la fatiga y el sueño.

Este estudio demuestra que quizás estamos esperando demasiado de nuestro café matutino y cualquier bebida.

Tal como expresan los investigadores “estos resultados sugieren que la expectativa de consumir cafeína confiere una mejora en la atención sostenida que es comparable, y quizás superior, a los efectos de la cafeína”.

Con información de BBC Mundo

actualidad » en esta sección

buscador