LA PAZ, 4 septiembre 2011 (AFP) - El Gobierno boliviano e indígenas amazónicos suspendieron este domingo un diálogo que habían iniciado el sábado sobre una polémica carretera financiada por Brasil, rechazada por los nativos, porque cruzará un parque ecológico.

“El diálogo se suspendió, toda vez que no se sacó humo blanco (acuerdos)”, dijo por teléfono a la AFP el dirigente de los indígenas Fernando Vargas, desde el poblado de San Borja, a 317 km al noreste de La Paz, donde sostenía unas conversaciones con seis ministros del presidente Evo Morales.

Los indígenas rechazan una carretera de 300 km que cruzará el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), en el centro del país, de 1 millón de hectáreas, rico en flora y fauna y donde habitan varios grupos selvícolas desde tiempos ancestrales.

El gobierno, en cambio, defiende la obra vial que tendrá un costo de 415 millones de dólares, financiado principalmente por Brasil, con el argumento de que generará desarrollo económico de la región.

La viceministra de Medio Ambiente, Cintya Silva, presente en el diálogo, aseguró que se garantizó que “el gobierno está en disposición de desplegar acciones, recursos y normas (legales) que garanticen impactos positivos de la carretera”.

Asimismo, “la implementación de estrategias para la protección e integridad territorial y ambiental del Tipnis”.

“Hemos ratificado que no queremos la construcción de la carretera”, dijo el líder Vargas, uno de los principales responsables de las negociaciones en el poblado de San Borja.

Justamente a San Borja llegaron el jueves pasado unos 2.000 indígenas de decenas de pueblos de Bolivia, en una marcha que comenzaron el 15 de agosto desde la ciudad de Trinidad, capital del departamento amazónico del Beni, con la intención de caminar 600 km hasta La Paz, como protesta a la vía.

“Estamos en un cuarto intermedio (pausa) en las movilizaciones, pero el martes estamos reiniciando la marcha”, acotó Vargas.

El primer escollo serio de los nativos es el poblado de Yucumo, a 51 km de San Borja, donde unos 100 campesinos leales al presidente Morales mantienen un corte de rutas desde la semana pasada y han anunciado que no permitirán que los indígenas continúen su caminata a La Paz, con un riesgo de enfrentamiento.

Vargas informó que para evitar un eventual conflicto “hemos pedido a los propios ministros que se levante el bloqueo de caminos” y agregó que también requirieron el público Defensor del Pueblo, Rolando Villena, sus buenos oficios para que se suspenda esta protesta.

De reanudar el martes la marcha, los indígenas estarían el jueves en Yucumo y entre 20 y 23 días más, si no hay incidentes, ante la sede de gobierno.

actualidad » en esta sección

buscador