Buenos Aires, 7 sep (dpa) - El anuncio de la boda entre un teniente general y un capitán del Ejército argentino fue celebrado como un paso adelante en la legitimación del matrimonio igualitario en uno de los ámbitos más conservadores, el militar.

“Resulta importante y necesaria la visibilidad de gays, lesbianas y bisexuales en las Fuerzas Armadas“, destacó el presidente de la Comunidad Homosexual de Argentina (CHA), César Cigliutti.

La homosexualidad es uno de los secretos mejor guardados en las filas castrenses y la noticia de la boda conmocionó a la fuerza, pero también se espera que permita que “más parejas de militares del mismo sexo se animen a ejercer su derecho”, deseó Cigliutti.

La ley de matrimonio igualitario rige desde el 15 de julio del año pasado y desde entonces se casaron más de 2.600 parejas del mismo sexo, según datos de la CHA, pero hasta ahora ninguna integrada por dos militares.

La noticia fue revelada por el diario “Tiempo militar”, que precisaba que ambos oficiales habían recibido la autorización del Ejército para consumar la boda. Pero este dato fue desmentido por el Ministerio de Defensa, ya que en 2007 y 2008 se derogaron las “normas para solicitudes de venia de enlace”.

“Antes no estaba permitido que alguien con el rango de oficial se casara con alguien con rango de suboficial, por ejemplo. Y cada integrante de una fuerza debía pedir autorización a sus superiores para casarse. Esas cuestiones de castas se eliminaron. Ahora, como en cualquier trabajo, todo lo que tienen que hacer es avisar que se casan y tomar su licencia correspondiente“, explicó la directora nacional de Derechos Humanos del Ministerio de Defensa, Stella Segado, al diario “Página/12″.

Ya existen en tanto antecedentes de matrimonios entre personas del mismo sexo de otras fuerzas de seguridad, como dos subinspectoras de la Policía Metropolitana de Buenos Aires y dos policías de la provincia de Corrientes, donde el caso tuvo que ser debatido en la Legislatura local.

actualidad » en esta sección

buscador