Foto:REUTERS/Tim Wimborne/Files

NIAMEY, 11 septiembre 2011 (AFP) – Uno de los hijos del ex dirigente libio Muamar Gadafi llegó este domingo a Níger, anunció el ministro nigeriano de Justicia y portavoz del Gobierno, Marou Amadou.

“Una patrulla de las Fuerzas Armadas de Níger interceptó un convoy donde estaba uno de los hijos de Gadafi”, afirmó Amadou y precisó que se trata de Saadi, ex futbolista y luego jefe de una unidad militar de elite.

“En estos momentos el convoy se dirige a Agadez (norte de Níger). No se descarta que llegue entre hoy (domingo) y mañana a Niamey”, capital del país, agregó el vocero.

Saadi Gadafi, de 38 años, ha consagrado parte de su vida al fútbol. Fue capitán de la selección libia y presidente de la federación de su país.

Con 20 años se entrenó con ese club y con el Lazio de Roma. Sigue siendo accionista del Juventus y el banco central libio posee un 7,5% de partes, unos haberes hoy congelados, y en 2002 intentó comprar el Lazio.

En 2003 fue contratado por el Perugia, club de la primera división del fútbol italiano, pero su físico y su nivel técnico fueron insuficientes en cuatro años de intentos de jugar con regularidad.

Su primer partido armó un revuelo en los medios de comunicación, pero sólo piso el césped una vez en dos temporadas (2003-2005). Luego juego una vez con el Udinese (2005-2006) y ninguna con el Sampdoria de Génova (2006-2007), club patrocinado por el grupo petrolero italiano ERG, que se abastecía en Libia.

En Perugia dio positivo en un control antidopaje por nandrolona, un esteroide anabolizante, y fue suspendido tres meses.

En aquel entonces ocupaba una planta entera en un hotel cinco estrellas del centro histórico de la ciudad, disponía de diez automóviles y contaba con un séquito de veinte personas.

Tampoco dejó buenos recuerdos entre los internacionales libios. “Nos sentíamos incómodos”, contó recientemente el portero Samir Abbud, y confirmó que Saadi podía muy bien expulsar a un jugador que no le pasaba el balón.

En 2004 renunció a su carrera en el fútbol, se consagró a las fuerzas armadas y dirigía una unidad de elite.

El 4 de septiembre, preguntado por teléfono por CNN, Saadi Gadafi se declaró “neutral” en el conflicto y atribuyó un discurso “agresivo” de su hermano Seif Al Islam al fracaso de las negociaciones entre libios. También dijo que llevaba dos meses sin ver a su hermano y a su padre.

eba/ep/fc/feb/jmr.

actualidad » en esta sección

buscador