Foto: AFP PHOTO/ CLAUDIO SANTANA / Archivo

Tokio, 12 sep (EFE). – El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, afirmó durante un discurso en la Universidad de las Naciones Unidas de Tokio que esta “puede ser y debe ser la década de Latinoamérica”, y defendió los progresos de Colombia en los últimos años.

“En un contexto de incertidumbre global, Latinoamérica parte de una política estable basada en la democracia, sin conflictos entre sus naciones y con una fortaleza económica que ha soportado varias crisis financieras”, aseguró Santos.

Ante unos 400 estudiantes, académicos y diplomáticos, el presidente repasó la situación de su país y señaló que su prioridad ya no es en exclusiva la lucha contra el narcotráfico, sino que ha logrado expandir sus objetivos.

“Hemos cambiado al cien por cien, ahora tenemos una democracia muy fuerte”, dijo Santos, quien señaló que la mejora de la seguridad permite “ir hacia una nueva meta que denominamos Prosperidad Democrática” con tres pilares básicos: “más seguridad, más trabajo y menos pobreza”.

Según el mandatario, Colombia goza de un ambiente de optimismo, “tan esencial para los países como lo es el sol para las plantas”, que va unido a la mejora de sus indicadores económicos y sociales.

Sin embargo, admitió que su país aún tiene “niveles inaceptables” de pobreza, que afecta al 15 por ciento de la población, e indicó que para reducirla es crucial fomentar el empleo.

En este sentido, recordó que desde agosto de 2010 a julio de 2011 se ha impulsado la creación de hasta 700.000 empleos, que acercan el objetivo del Gobierno de rebajar la pobreza a menos del 10 por ciento.

Santos precisó que “el gran momento de Colombia no puede ser entendido como un fenómeno aislado, sino entendido en el contexto de Latinoamérica, que presenta grandes oportunidades”.

Destacó, en este sentido, las buenas relaciones con sus vecinos y el resto de países de la región, así como las mejoras en el comercio o el asesoramiento y asistencia en materia de seguridad a otras naciones.

Santos llegó ayer a Tokio para una visita de cuatro días dirigida a estrechar lazos políticos y económicos, tras la que viajará a Corea del Sur para reunirse con su homólogo surcoreano, Lee Myung-bak, y avanzar en el cierre de un Tratado de Libre Comercio con ese país.

actualidad » en esta sección

buscador