SAN PETERSBURGO, 19 septiembre 2011 (AFP) - Una rusa de 30 años podría ser condenada a una pena de hasta dos años de cárcel por haber provocado involuntariamente la muerte de su bebé amamantándolo pese a un consumo excesivo de alcohol, indicó el lunes el comité de investigación regional de Veliki Novgorod.

El bebé murió dos semanas después de nacer, precisó este lunes en un comunicado el servicio de prensa del comité de investigación de la región de Veliki Novgorod (noroeste de Rusia) donde tuvieron lugar los hechos en mayo de 2010.

Los expertos establecieron un vínculo directo entre el consumo de alcohol de la madre y la muerte del bebé, precisó la fuente.

Según un informe de la OMS de febrero de 2011, una de cada cinco personas muere por causas vinculadas al alcohol en Rusia, lo que repercute en la esperanza de vida (62 años según la OMS), inferior a la de países pobres como Bangladesh.

actualidad » en esta sección

buscador