El destacado asesor en marketing y político venezolano, J.J Rendón aseguró, al Diario El Nuevo Herald, que lleva siete años vistiendo de negro como señal del “luto” que siente por la situación política que atraviesa Venezuela.

En una entrevista concedida vía telefónica desde Bogotá, Rendón explicó que “tan importante son los venideros comicios, tan decisivos para el destino del país, que una nueva victoria de Chávez le quitaría el sentido a protestas como la mia. La oposición debería entender que quizás ésta sea la última oportunidad, la responsabilidad de la oposición es inmensa, tan grande como nunca ha sido”, aseveró.

Del mismo modo, señaló que “los partidos de la oposición, aglutinados bajo la Mesa de la Unidad (MUD), inician el proceso con mal píe, careciendo del tiempo deseable para forjar un sólido frente común y esgrimiendo una sobredosis de triunfalismo y confianza que entorpece el metódico trabajo que debe ser realizado”.

No es de extrañar que varios políticos venezolanos que actualmente viven en el exterior y los venezolanos en general, manifiesten su preocupación por el futuro del país, el cual resulta incierto para muchos, incluso si gana la oposición o el oficialismo, todos se preguntan ¿qué pasará después de las elecciones, qué es lo que necesita el país?.

Ante estas interrogantes, Rendón responde que “nosotros lo que necesitamos hoy es realismo, inclusión, unidad y nobleza (…) La inclusión es particularmente importante porque la oposición no podrá derrotar a Chávez si no conquista para sí gran parte del voto chavista”.

Reconoce también que “ese es un mensaje de difícil calado, particularmente entre algunos sectores de la oposición, que por más de 13 años han sido víctima de persecuciones, expropiaciones, discriminación y, en algunos casos, hasta de muerte”.

“Pero su asimilación es indispensable, particularmente ante la sospecha de que Chávez sólo abandonaría el poder bajo una aplastante derrota en las urnas. Rendón cree que el férreo control que el mandatario tiene sobre el Consejo Supremo Electoral le permite realizar manejos extraños con los resultados y que por ello la oposición debe obtener más del 70 por ciento de los votos para que la victoria sea reconocida”, explicó.

“La enfermedad que padece Chávez es un factor desconocido”, dijo Rendón. “Nadie sabe realmente lo enfermo que está, y la oposición no tiene más opción que asumir que se habrá recuperado lo suficiente para emprender una campaña electoral”.

“Lo que toca es despertar a los chavistas de esta fantasía, de esta ilusión, de esta histeria y hacerles ver que si bien ellos creyeron en el discurso de Chávez al inicio, después de 13 años podríamos pensar que en el mejor de los escenarios Chávez es un buen intencionado inepto (…) es un mensaje que hay que moldear con cuidado y que debe excluir la glorificación del sistema político que existía antes de que Chávez ascendiera el poder, reconociendo que si bien el gobierno del mandatario ha sido un fracaso, las razones que lo catapultaron a la presidencia siguen teniendo vigencia”, concluyó.

Por Antonio Maria Delgado
Diario Nuevo Herald

actualidad » en esta sección

buscador