Buenos Aires, 23 sep (EFE).- La Justicia argentina autorizó a una mujer, separada en 2006, a que le implantaran cinco embriones que permanecen preservados como resultado de un tratamiento de fertilización que había hecho con su ahora exmarido, quien se opone a la resolución, informó hoy la prensa local.

La Cámara Civil confirmó la medida cautelar que habilita a la mujer, en trámite de divorcio con su marido, a implantarse los embriones para tener un segundo hijo, luego de que el primero también fuera concebido a través de un tratamiento de fertilización con su esposo, precisó el fallo divulgado por los diarios Clarín y La Nación.

La pareja, casada desde 2003, se separó en octubre de 2006, dos meses después de que naciera el primer hijo.

De aquel tratamiento quedaron cinco embriones criopreservados que la mujer busca implantarse y a lo que el marido se negó, según la resolución.

Por este motivo, la demandante recurrió a la Justicia, que le habilitó en primera y segunda instancia a practicarse la implantación pese a la apelación del hombre.

Las juezas Marta del Rosario Mattera y Beatriz Verón consideraron en el escrito que “la paternidad biológica es aceptada desde el momento en que el señor S accedió a someterse el tratamiento de fertilización asistida, al conocer las implicaciones y posibles consecuencias asumidas en el contrato de referencia”.

“Las partes no pueden contradecir en juicio sus propios actos anteriores, deliberados, jurídicamente relevantes y plenamente eficaces”, indicaron las juezas de la Cámara Civil.

actualidad » en esta sección

buscador