Foto: REUTERS/Benoit Tessier

París, 26 sep (EFE).- El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, se reunió en el Palacio del Elíseo con la cúpula de su partido, mientras los partidos de izquierda celebraron la histórica victoria electoral registrada ayer en el Senado, siete meses antes de las elecciones presidenciales.

Sarkozy recibió en la sede de la Presidencia al primer ministro, Francois Fillon, y al secretario general de su partido, la gobernante UMP, Jean-François Copé.
Poco antes, el ministro de Agricultura, Bruno Le Maire, declaraba que la derrota es “una seria advertencia” para la Unión por un Movimiento Popular (UMP).

“La verdad política es que esta elección es una seria advertencia para nuestra mayoría, es la primera vez que el Senado pasa a la izquierda desde 1958″.

Desde el Partido Socialista (PS), el aspirante a candidato a las presidenciales de esa formación François Hollande, calificó el resultado de los comicios de “trauma para la derecha” y habló de una “descomposición” del sistema político de Sarkozy.

La que fuera rival de Sarkozy en 2007, y que aspira a volver a ser la candidata del PS al Elíseo, Ségolène Royal, consideró las elecciones al Senado, por sufragio indirecto de un cuerpo de 71.890 cargos electos, como “una sanción de extrema severidad de la política a la derecha”.

Por su parte, el líder del Frente de Izquierda, Jean-Luc Mélenchon, señaló que las Presidenciales “comienzan con buenos augurios” para su tendencia política y destacó que los progresistas podrán “bloquear (en el Senado) la política de Nicolas Sarkozy hasta las presidenciales”.

Ministro de Sarkozy: derrota en el Senado es una “grave advertencia”

La histórica victoria de los partidos de izquierda en las elecciones al Senado francés ayer supone una “grave advertencia” para el partido gobernante, señaló hoy un ministro del gobierno del presidente francés, Nicolas Sarkozy.

El ministro de Agricultura, Bruno Le Maire, a cargo de organizar el programa político del partido para las elecciones de 2012, atribuyó los resultados a las divisiones de la derecha y al malestar general en el país, donde la gente teme perder su trabajo y la caída dle poder adquisitivo. “Los franceses están preocupados”, dijo a Radio Classique.

Pero señaló que ganar el Senado no hace a los socialistas “creíbles para gobernar el país en 2012″.

El diario conservador “Le Figaro” describió los resultados como “una bomba” en un editorial en primera página.

Los socialistas de la oposición y otras facciones de la izquierda ganaron al menos 26 asientos al conservador Unión para una Mayoría Popular de Sarkozy y a los centristas, lo que les otorga una mayoría en la Cámara Alta de 348 escaños por primera vez en la historia de la Quinta República francesa, establecida en 1958.

Su victoria supone un grave golpea para Sarkozy, siete meses antes de los comicios presidenciales en el que buscará un segundo mandato de cinco años.

El primer ministro, Francois Fillon, atribuyó también los resultados a las divisiones internas, en declaraciones ofrecidas ayer domingo. “Esta noche empieza la batalla”, señaló.

Sarkozy no se ha pronunciado personalmente y en un comunicado emitido el domingo dijo “tomar nota” de los resultados.

actualidad » en esta sección

buscador