Foto: JOSEPH EID / AFP

BENGASI, 27 septiembre 2011 (AFP) - El Consejo Nacional de Transición libio (CNT) decidió postergar la formación de un gobierno interino hasta que todo el país sea liberado, anunció este martes uno de sus responsables.

“Las consultas desembocaron en la decisión de aplazar la formación del gobierno hasta después de la liberación”, declaró a la AFP Mustafá al Huni, miembro del CNT, que desde hace varios días intentaba superar las divergencias internas para formar un ejecutivo.

El anuncio del gobierno transitorio estaba previsto inicialmente el 18 de septiembre pero ya se había retrasado debido a las discrepancias entre los miembros del CNT y su centro ejecutivo.

Finalmente debía llegar esta semana, según el presidente del CNT, Mustafá Abdeljalil.

Políticos de Bengasi afirmaron el lunes a la AFP que la formación del gobierno se estaba retrasando debido a luchas internas.

El sábado, Abdeljalil afirmó que su prioridad era liberar todo el territorio y restablecer la seguridad, y que la lucha por los ministerios no debía interferir en ello.

Combatientes del CNT tomaron puerto de bastión gadafista de Sirte

SIRTE, 27 septiembre 2011 (AFP) - Combatientes del nuevo régimen libio tomaron este martes el control del puerto de Sirte, obteniendo así una victoria estratégica en su intento de conquistar la ciudad natal de Muamar Gadafi, actual bastión de las fuerzas gadafistas.

Cientos de civiles asustados han huido en estos últimos días de esta ciudad de la costa del Mediterráneo, a medida que las fuerzas del nuevo régimen se iban acercando a la zona por el este, el sur y el oeste.

“Hubo enfrentamientos por la noche y actualmente controlamos el puerto”, declaró el martes Mustafa ben Dardef, comandante de la “brigada de Zanten”, leal al Consejo Nacional de Transición (CNT).

“Cuando nos acerquemos al centro de la ciudad, habrá combates callejeros hombre a hombre”, explicó uno de los combatientes, Alai Saidi, mientras sus compañeros se preparaban para los nuevos enfrentamientos, limpiando y aceitando sus armas.

Estos nuevos combates habían estallado el lunes por la noche cerca del puerto de Sirte, a 360 km al este de Trípoli.

El lunes, las fuerzas del nuevo régimen habían encontrado un escondite de armas de los gadafistas en el frente oriental de Sirte y la Otan había bombardeado objetivos en la ciudad por tercer día consecutivo.

Según testigos que huyeron de la ciudad, sus habitantes carecen de agua y comida y los gadafistas tratan de impedir que la gente se vaya.

La situación “es muy crítica” en la ciudad, explicó Miftá Mohamed, un vendedor de pescado que huyó con unos sesenta familiares en un convoy de siete coches. “No hay comida, ni agua, ni gasolina, ni electricidad. Los niños ya no tienen leche. Hace días que sólo comemos macarrones”, afirmó.

“He atendido a unos 120 pacientes desde esta mañana, y el 70% de ellos son niños”, la mayoría procedente de Sirte y las ciudades aledañas, explicó la doctora Valentina Rybakova, una ucraniana que trabaja en Libia desde hace ocho años, en una clínica de Harawa, una ciudad fantasma a decenas de kilómetros del frente de Sirte. “Es una grave crisis humanitaria”, añadió.

Para el primer ministro interino libio, Mahmud Jibril, mientras Gadafi permanezca libre, seguirá siendo una amenaza.

“Los batallones de Gadafi continúan matando civiles inocentes en diferentes regiones de nuestro país”, añadió Jibril, número dos del CNT en Nueva York, durante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Libia.

“El simple hecho de que esté libre y de que tenga a su disposición tantísima riqueza significa que aún es capaz de desestabilizar la situación, no sólo en nuestro país, sino en todo el Sahel y el Sahara”, estimó Jibril.

También el lunes en la ONU, pero ante la Asamblea General, el canciller cubano Bruno Rodríguez advirtió que el “nuevo modelo de cambio de régimen” lanzado por Estados Unidos y la Otan en Libia puede afectar a países de América Latina que no se sometan a los intereses de Washington.

En ese mismo foro, canciller de Nicaragua, Samuel Santos, denunció la “política de doble rasero” de las potencias occidentales que reconocieron al gobierno del nuevo régimen libio y no quieren aprobar la adhesión de un Estado de Palestina.

actualidad » en esta sección

buscador