WASHINGTON, 30 septiembre 2011 (AFP) - Los capellanes militares de Estados Unidos podrán en adelante celebrar matrimonios entre homosexuales en los estados que los reconozcan, dijo el viernes el Pentágono, a los 10 días de la abolición de ley que impedía declarar la orientación sexual en las Fuerzas Armadas de este país.

El Estado federal no reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo que impide a los cónyuges de los militares homosexuales obtener los mismos derechos y prestaciones que los consortes heterosexuales, como vivir en la base militar o los beneficios de cobertura médica para las familias de los militares.

Pero una directiva del Departamento de Defensa publicada este viernes prevé que “un capellán militar puede participar u oficiar una ceremonia privada, en una base militar o fuera de ella, mientras que esta ceremonia no esté prohibida por la ley local o del Estado”.

El matrimoniio homosexual es reconocido en solo seis de los 50 estados de la Unión: Connecticut, Iowa, Massachusetts, New Hampshire, Vermont y New York; así como en la capital, Washington D.C.

No obstante, un capellán militar no estará obligado a oficiar un matrimonio gay si ello contradice sus creencias personales.

Asismismo, una ceremonia de ese tipo celebrada por un oficial militar no constituye en absoluto un reconocimiento de esa unión por parte del Departamento de Defensa, agregó el Pentágono.

La llamada ley “Don’t ask, don’t tell” (No preguntes, no digas), adoptada en 1993, obligaba a los efectivos homosexuales y lesbianas a esconder su condición bajo la amenaza de ser expulsados de las fuerzas armadas. Su abolición entró en vigencia el pasado 20 de septiembre.

actualidad » en esta sección

buscador