BOGOTA, 2 octubre 2011 (AFP) - Los secuestradores de una niña de 10 años, hija del alcalde de la población colombiana de Fortul (noreste), se comunicaron este domingo vía telefónica con su padre, aunque no trascendieron detalles de la conversación, según confirmó él mismo a radios de Bogotá.

“Ya tuve el primer contacto con los captores de mi hija Nora Valentina, ya hay más tranquilidad de mi parte y la incertidumbre ha pasado un poco porque ya sabemos de ella, sabemos quiénes la tienen”, dijo a la radio RCN de Bogotá Jorge Muñoz, padre de la menor.

“En el momento no estoy autorizado para dar información al público o a los medios de prensa, pero debo decir que la niña está bien”, dijo.

Muñoz se mostró esperanzado en que el lunes “sea posible hablar con toda claridad al país, pero primero debo proteger a mi hija”.

“Ella está en un sitio seguro y pudo ver por televisión los mensajes que le hemos enviado”, agregó el alcalde de Fortul, en el departamento (provincia) de Arauca.

Nora Valentina fue secuestrada el jueves en la mañana cuando se dirigía al colegio en compañía de su mamá, quien poco después fue dejada en libertad.

Desde el momento del secuestro, el Ejército y la Policía desplegaron intensas operaciones en la zona (fronteriza con Venezuela) para dar con el paradero de la menor, y el gobierno ofreció una recompensa de 100 millones de pesos (52.000 dólares) por información que permita su ubicación.

Este domingo, según el embajador de Colombia ante el Vaticano César Mauricio Velásquez en diálogo con periodistas, el papa Benedicto XVI se unió al clamor para que la niña sea dejada en libertad.

Igualmente, la directora de la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Colombia, Myriam Reyes, hizo un llamado “muy fuerte y contundente” a los secuestradores y al país en general, “para que entiendan que los niños tienen derecho a estar protegidos y no ser involucrados de manera alguna en tanto delito”.

El llamado de la funcionaria fue hecho poco después de que la Unicef expidiera un comunicado en el exigió “la inmediata liberación de Nora Valentina, por parte de sus secuestradores”.

Aunque en un principio la policía dijo no conocer las identidades de los plagiadores o el grupo al que pertenecen, el viernes el general Jaime Reyes, comandante del Ejército en la región, dijo a periodistas que “estas personas que secuestraron a la niña manifestaron ser de las Farc”.

Arauca es una de las más importantes zonas petroleras de Colombia, con activa presencia de las guerrillas de las Farc (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

actualidad » en esta sección

buscador