Bogotá, 4 oct (dpa) – Doce militares colombianos fueron acusados hoy por su presunta participación en el secuestro y asesinato de cinco personas que aparecieron como no identificadas hace seis años en el área rural del municipio de Lagos del Dorado, departamento de Guaviare, informó la Fiscalía.

El fiscal delegado de la ciudad de Villavicencio, en el departamento de Meta, confirmó en segunda instancia la acusación contra el oficial, el suboficial y los diez solados profesionales, que se encuentran detenidos en Bogotá.

Los doce sujetos son señalados de los delitos de homicidio a persona protegida, secuestro simple agravado, falsedad por ocultamiento, supresión en documento público y porte ilegal de armas de uso exclusivo de las Fuerzas Militares.

La investigación efectuada por la Fiscalía determinó que los delitos fueron cometidos al parecer el 21 de febrero de 2005, cuando las tropas de la Brigada Móvil diez del Ejército desarrollaron el operativo “cazador de la selva”, en el que aparecieron cinco personas muertas en dudosas circunstancias.

Al parecer, los superiores ordenaron a los soldados practicar funciones que no les correspondían como toma de fotografías, levantamiento de cadáveres y la revisión de varias armas de fuego presuntamente incautadas a las víctimas. Los cinco cuerpos fueron llevados a Miraflores (Guaviare), donde los enterraron sin ser identificados.

Según el ente acusador, esas manipulaciones buscaban evitar que la autoridad competente llegara al lugar y se estableciera la realidad de los hechos, debido a que horas antes las víctimas habían sido convocadas a una reunión y luego desaparecieron.

Los cadáveres aparecieron con disparos en la cabeza, portaban uniformes sin rastros de impactos de bala y botas nuevas. Además, las armas que supuestamente tenían no eran aptas para ser disparadas, por lo que han sido considerados como un caso de “falsos positivos”, como llama la prensa colombiana a las ejecuciones de civiles que son mostrados por militares como rebeldes muertos en combate.

De acuerdo con cifras oficiales, se han abierto 1.486 investigaciones por estos casos en el país, de los cuales hay 1.414 implicados y más de 2.701 víctimas.

En 2008, después de la investigación de varios casos similares, la Fiscalía estableció que dentro del ejército operó una red dedicada a buscar a jóvenes desempleados para llevarlos bajo engaños a lugares donde fueron asesinados y mostrados como guerrilleros.

actualidad » en esta sección

buscador