Foto: AFP PHOTO/Juan BARRETO/ Archivo.


Caracas, 06 Oct. AVN .-
Con el voto mayoritario de la bancada del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv), la Asamblea Nacional (AN) aprobó este jueves que todos los 4 de octubre se le rinda tributo en el país a los 23 integrantes del Frente Américo Silva, quienes estuvieron en la masacre de Cantaura, estado Anzoátegui, en esa fecha de 1982 bajo el gobierno de Luis Herrera Campíns.

La propuesta fue realizada por Braulio Álvarez, legislador psuvista durante la sesión ordinaria del Parlamento venezolano, a propósito de cumplirse 29 años de este crimen.

“Los gobiernos de la Cuarta República utilizaron la muerte como expresión de la democracia y la tortura como método de paz”, expresó Alvarez.

Los parlamentarios también acordaron que a través de la Ley Contra el Silencio y el Olvido, aprobada en primera discusión, se enjuicien a los culpables del hecho.

El proyecto de ley para sancionar los crímenes de Estado por razones políticas durante el período 1958-1998 (Cuarta República), conocido como Ley contra el Silencio y el Olvido, fue aprobado en junio pasado en primera discusión por la plenaria de la Asamblea Nacional (AN).

La masacre de Cantaura ocurrió el 04 de octubre de 1982 en la zona conocida como Mare Mare o Changurriales, a 9 kilómetros del poblado de Cantaura, en el estado Anzoátegui al oriente de Venezuela.

Integrantes de la Asociación Cantaura Vive relataron que ese día, el gobierno presidido por Luis Herrera Campins ordenó una acción militar-policial con apoyo de infiltrados, que acabó con la vida de 23 ciudadanos que formaban parte del Frente Américo Silva.

Los fallecidos en este hecho fueron Sor Fany Alfonzo, Diego Alfredo Carrasquel, Eusebio Martel Daza, Carmen Rosa García, Beatriz del Carmen Jiménez, María Estévez, Emperatriz Guzmán, Jorge Luis Becerra, Mauricio Tejada, Luis José Gómez, Julio César Farías, Roberto Rincón, Nelson Pacín, Enrique José Márquez y José Miguel Núñez.

También murieron Rubén Alfredo Castro, Baudilio Valdemar, Antonio María Echegarreta, José Isidro Zerpa, Carlos Hernández Anzola, Ildemar Lorenzo, Carlos Alberto Zambrano y Eumenidis Gutiérrez.

El gobierno de Campíns calificó la masacre como un “encuentro armado”, pero las exhumaciones de los cadáveres revelan que la mayoría de las víctimas fueron ajusticiadas, sus cuerpos muestran signos de tortura y tiros de gracia en el cráneo.

actualidad » en esta sección

buscador