Foto: AP/ Archivo

Teorodo Petkoff, en su columna a de este jueves, publicada en el diario Tal Cual, no se quedó atras en opinar sobre la trayectoría del expresidente Carlos Andrés Pérez y las “polemicas y contradictorias” circunstancias después de su muerte.

“Desde luego la vida de CAP no se agota en estos dos polos, el de la democracia y el de la corrupción“, comentó.

Lea la columna titulada “CAP”, tal como esta publicada el día de hoy:

Polémico y contradictorio hasta en las circunstancias posteriores a su muerte, los restos de Carlos Andrés Pérez regresan al país en un momento que le presta especial contexto a uno de los actos más elocuentes de su turbulenta carrera: su corajuda y estoica aceptación de la defenestración de la Presidencia de la República.

Corajuda y estoica, que duda cabe, pero, más allá de ello, un gesto de rara grandeza democrática. Esto es lo que dio sentido a su entrega del mando y a su propia presidencia. Se transformó en una lección no sólo política sino moral para el país. Darle relieve a este proceder adquiere un especial sentido en los días menguados que vive hoy la democracia venezolana.

En un momento en que el balance global sobre su actuación pública apenas si comienza a tomar forma y ésta, necesariamente, no es ni puede ser unívoca ni unilateral, porque su vida no lo fue; destacar la forma de muerte política que escogió (“Hubiera preferido otra muerte” confesó amargamente en su mensaje final), tal vez lleve a muchos venezolanos a reflexionar más aún sobre la democracia, y cuán importante es que quien preside los destinos del país posea un sólido e insobornable talante democrático.

¿Que no tenía alternativa al abandono del cargo? Sí la tenía, tal vez sin destino, pero la tenía: la crisis; crear la crisis. Pero optó por la defensa de la institucionalidad democrática, en un país que no la tiene tan solidamente asentada como para imaginar imposible un caos político asociado a la destitución de un presidente.

Institucionalidad, por cierto, que él mismo se había encargado de erosionar; junto a otros con una grosera tolerancia ante la corrupción administrativa, la cual alcanzó altas cotas en sus dos gobiernos, y para peor; en el segundo, llegando muy cerca de él mismo, lo cual, de paso, permitió una campaña, con intenciones non santas, en la cual se confundieron factores diversos de la vida nacional, que hicieron la cama al ambiente político que terminó en la salida del presidente, a través de un juicio con elementos discutibles.

Foto: Editorial la Mosca Analfabeta C.A

A diferencia de otros, durante cuyos mandatos también hubo corrupción pero ellos aparentemente no fueron tocados por ella, a CAP aquella lo afectó muy directamente por las razones personales de todos conocidos y frente a las cuales su extraña laxitud constituirá uno de los misterios de su vida.

Desde luego la vida de CAP no se agota en estos dos polos, el de la democracia y el de la corrupción. Juicios más definitivos y completos no podrán olvidar su actuación en el Ministerio de Relaciones Exteriores durante el gobierno de Betancourt (tan contradictorio y paradójico como todo en él), pero tampoco al hombre que nacionalizó el hierro y el petróleo, este último algo así como un Santo Grial, inalcanzable para el progresismo nacional, y posteriormente se adelantó la reforma institucional más importante de los cuarenta años: la descentralización, con su elección directa de gobernadores y alcaldes.

Su política internacional fue indudablemente de alto vuelo y de sentido progresista, incluyendo su particular trato y amistad con Fidel Castro, el sandinismo y Torrijos. En un sentido, fue un populista por excelencia de los gobernantes del país y en otro, en un salto mortal, asumió lo opuesto, una política neoliberal pura y dura, que ni él explicó ni el país podía entender.

En un caso, fue parte de la tradición de este petroestado; en el otro, quiso romperla, con una audacia imprudente y sin sentido de las proporciones, confiando en su liderazgo, cuando ya era visible que éste junto con el de toda la elite nacional se estaba desvaneciendo. Paradoja final de su vida: vuelve al país en olor de reivindicación.

“CAP”
Por Teodoro Petkoff
Vía diario Tal Cual

actualidad » en esta sección

buscador