Miami (EEUU), 6 oct (EFE).- René González, uno de los cinco cubanos condenados en Estados Unidos por integrar la red de espionaje “Avispa”, será excarcelado mañana, viernes, después de haber pasado 13 años en prisión, pero aún no podrá viajar a Cuba.

González, quien también es ciudadano estadounidense y será el primero de los cinco en salir de prisión, deberá cumplir tres años de libertad supervisada en Estados Unidos, lo que grupos que reclaman la liberación de los agentes cubanos consideran una prueba de “persecución”.

“René pidió al tribunal cumplirla en Cuba con su familia porque tiene doble ciudadanía. Eso fue denegado”, dijo a Efe Philip R. Horowitz, abogado de González, quien nació en Estados Unidos, pero regresó con su familia a la isla caribeña en 1961.

La jueza Joan Lenard condenó en 2001 a González a 15 años de cárcel y tres años más de libertad supervisada, y no ordenó su deportación, como suele ocurrir cuando los extranjeros cumplen sus sentencias en este país.

René González, Gerardo Hernández, Ramón Labaniño, Fernando González y Antonio Guerrero fueron declarados culpables en 2001 de conspirar y operar como agentes extranjeros sin notificar al Gobierno estadounidense.

Labañino fue condenado a 30 años de cárcel, Fernando González a 17 años, Gerardo Hernández, considerado el líder de la red, a dos cadenas perpetuas y Antonio Guerrero a 21 años.

“A René se le requiere que cumpla con su libertad supervisada en Estados Unidos, pero no necesariamente en Miami”, precisó Horowitz.

Las autoridades penitencias planean liberar al agente de la cárcel Federal Correctional Institution, en Marianna, en el norte del estado de Florida, tras pasar 13 años en prisión.

“La razón del por qué son 13 años es por cada año de buena conducta. Es más o menos el 85 por ciento de la sentencia en el sistema federal que un preso generalmente sirve sin problemas”, explicó hoy a Efe Gloria La Riva, coordinadora del Comité Nacional para la Liberación de los Cinco Cubanos.

La Riva declinó suministrar detalles de la liberación.

Ese comité emitió hoy un comunicado en el que advierte que la vida de González puede correr peligro porque “ayudó a infiltrar” a “grupos terroristas” en Miami, ciudad donde se concentra gran parte de la diáspora cubana en Estados Unidos.

La red “Avispa” actuaba en el sur de Florida y fue desmantelada en 1998.

La defensa de González presentó una moción para se que le permitiera regresar a Cuba porque carece de vínculos familiares en Estados Unidos, no posee propiedades en este país y tampoco tiene ofertas de trabajo.

La fiscal encargada del caso, Caroline Heck Miller, se opuso con el argumento de que sus delitos son de “naturaleza grave”, pues González era parte “de una conspiración para defraudar a Estados Unidos” y operar como un agente encubierto de un Gobierno extranjero, y ha expresado que carece de “remordimiento”.

Para el Comité Nacional para la Liberación de los Cinco Cubanos el hecho de que a un hombre al que el Gobierno de Estados Unidos califica de “espía” y de “una amenaza a la seguridad nacional” se le exija permanecer en el país en vez de deportarle inmediatamente, demuestra que se trata solo de “persecución”.

“El Gobierno nunca pensó por un minuto que René y sus hermanos (los otros cuatro presos) eran ‘espías’ o una ‘amenaza a la seguridad’. Si lo hubieran pensado, ellos hubieran puesto a René en el primer avión que saliera para Cuba”, indicó el comité.

Además, acusó a Estados Unidos de ayudar a organizaciones del exilio, a las que calificó de “grupos terroristas”, y de resistirse a aprobar la solicitud de extradición del anticastrista Luis Posada Carriles, presentada por Venezuela.

El quinteto admitió durante el juicio que eran agentes del Gobierno cubano, pero afirmaron que espiaban a “grupos terroristas de exiliados que conspiran” contra el entonces mandatario Fidel Castro, y no al Gobierno estadounidense.

Gerardo Hernández, que era el líder de la red según las autoridades de EE.UU., cumple dos cadenas perpetuas, una de ellas impuesta por conspirar en el derribo de dos avionetas del grupo anticastrista “Hermanos al Rescate” de Miami, en 1996, por parte de cazas MiG cubanos, con el resultado de cuatro pilotos muertos.

Conocido por los alias “Castor” e “Iselin”, René González suministraba información sobre las actividades de los grupos anticastristas de Miami a Hernández, quien a su vez transmitía los datos a Cuba, según documentos judiciales.

actualidad » en esta sección

buscador