Foto: REUTERS/Yves Herman

MADRID, 7 octubre 2011 (AFP) - La ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, aseguró el viernes que el escudo antimisiles de la Otan “no va dirigido contra nadie”, después de que Rusia criticase el anuncio de la participación de España en dicho dispositivo.

“El escudo tiene un carácter disuasorio, no ofensivo, para poder defendernos. No va dirigido contra nadie”, declaró la ministra durante una entrevista emitida por la televisión pública española TVE.

“No hay ningún problema”, aseguró Jiménez, subrayando la “excelente relación” de España con Rusia.

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, anuncio el miércoles en Bruselas el acuerdo de su país para recibir, en el marco de dicho escudo, a cuatro buques de guerra estadounidenses equipados de misiles interceptores en la base naval norteamericana de Rota (sur) antes de 2013.

Rusia había denunciado como “inaceptable la práctica norteamericana de ‘hechos consumados’” que, según Moscú, puede echar a perder “las posibilidades de hacer pasar la defensa antimisiles del terreno de la confrontación al de la cooperación”.

“Rusia fue informada por España directamente antes de anunciar la decisión, porque tenemos una relación especial”, afirmó Jiménez, señalando que la reacción de Moscú no fue “más que la que tradicionalmente hace Rusia”.

“No hay ningún secretismo, nada extraño, ni siquiera un cambio ni un viraje” de la política española, afirmó por otra parte la ministra, explicando que esta decisión se inscribe en la aprobación dada en 2010 por los 28 miembros de la OTAN al escudo antimisiles, destinado oficialmente a prevenir una eventual amenaza balística procedente de Irán.

Rusia pidió en vano que la Otan la integre en este proyecto o, que a su defecto, lo abandone. También pidió la garantía de que sus propias instalaciones no serán blanco de este mecanismo.

actualidad » en esta sección

buscador