BUENOS AIRES, 7 octubre 2011 (AFP) – Un hombre de 45 años quemó a su pareja de 27 que está en estado desesperante, años después de haber asesinado y descuartizado a su novia en la sureña ciudad de Trelew, en un nuevo caso de violencia de género en aumento en Argentina.

Conocido como “El descuartizador de Trelew”, el hombre identificado como Daniel Ruiz, atacó con un sartén a su pareja Yanina Treuquil a quien, tras caer al piso, la roció con combustible y le encendió fuego delante de un hijo de la mujer de nueve años, informó este viernes la prensa del distrito.

Treuquil se encuentra en estado desesperante con el 90% de su cuerpo quemado, dijo su madre Olga Obreque.

Ruiz, un albañil de trabajos temporarios, había estado preso hasta 1997 acusado de haber estrangulado y luego descuartizado en 1991 a su entonces novia, Susana Vargas, de 19 años, esparciendo sus huesos en varias áreas de Trelew (1.500 km al sur de Buenos Aires), una tranquila ciudad patagónica que se conmovió con el episodio.

En ambos casos Ruiz alegó ataques de celos.

“Hay una frase en España que dice: ‘mía o de la tumba serías’. Todas las parejas tienen peleas, pero la diferencia, entre otras, es que el violento no quiere separarse; depende mucho emocionalmente de la mujer”, dijo a la AFP Graciela González, directora de Prevención de Violencia de la Asociación de Psicológos de Buenos Aires.

González, también docente univeristaria, señaló que “el que quema a una mujer lo hace para dejar una marca, como diciendo: ‘para que veas quién soy yo’. Es parte de la violencia patriarcal que presupone que la mujer es de su propiedad”.

De su lado, Fabiana Núñez, coordinadora de la ONG la Casa de la Mujer, dijo este viernes a la AFP que en el caso de las mujeres quemadas “no se trata de un ataque de locura del hombre, como muchas veces se quiere presentar, sino que es algo premeditado”.

“La violencia de género es un ciclo que aumenta en intensidad hasta que llega a la violencia física. El ciclo comienza con los celos, el aislamiento hasta llegar a la agresión física. Se repite una y otra vez con mayor intensidad”, dijo Núñez, quien esta semana denunció que en el primer semestre de 2011 se han registrado 151 feminicidios en Argentina.

La fiscal de la causa, Mirta Moreno, dijo que la joven quemada había hecho reiteradas denuncias por violencia de género en la comisaría de la mujer de Trelew, pero no fue escuchada.

“Mi hija era permanentemente golpeada. Ahora está en estado desesperante. Los médicos me dijeron que tiene pocas posibilidades de sobrevivir”, dijo su madre.

Hechos de mujeres quemadas se multiplican en Argentina, donde 11 mujeres murieron en 2010 por ese tipo de ataques.

Según entidades humanitarias, los feminicidios van en aumento en el país sudamericano: 208 en 2008, 231 en 2009 y 260 en 2010.

actualidad » en esta sección

buscador