TÚNEZ, 9 octubre 2011 (AFP) Unos 200 salafistas intentaron el domingo incendiar la sede de la televisión privada Nessma en Túnez tras la transmisión el viernes de la película franco-iraní Persépolis y un debate sobre el integrismo religioso, informaron la cadena y el ministerio del Interior.

“Hubo un primer intento de ataque de nuestra sede por un grupo de 200 salafistas, que fueron dispersados por la policía antes de que llegaran a los locales”, dijo a la AFP el presidente de Nessma, Nebil Karoui.

Su cadena había recibido amenazas de muerte tras la difusión el viernes en la noche de la película de animación de Marjane Satrapi “Persépolis“, que describe el régimen iraní de Jomeini a través de la mirada de una niña.

“Unos 200 salafistas, a los que se unieron cien personas, se dirigieron hacia Nessma para atacar la cadena. Las fuerzas de seguridad intervinieron y dispersaron a los atacantes”, afirmó a la AFP el portavoz del ministerio del Interior, Hishem Medeb, que dio cuenta de un centenar de arrestos.

Poco después precisó que solo diez personas fueron transferidas a la fiscalía por estos hechos.

“Teniendo en cuenta las declaraciones y amenazas que aparecieron durante los últimos días en Facebook, esta gente tenía intenciones de atacar el canal”.

El portavoz añadió que “las fuerzas del orden tunecinas están determinadas a impedir toda perturbación del orden público”.

Tras la dispersión del grupo salafista, un centenar de hombres y mujeres se agolparon ante la sede de Nessma gritando “¡Abajo Nessma! Estamos aquí para defender el islam”, según un fotógrafo de la AFP presente en el lugar.

“No somos barbudos, pero estamos en contra de esta cadena y contra su director”, gritaban. La policía los dispersó en calma.

“Después de la difusión de Persépolis, el viernes hubo llamamientos en Facebook a quemar Nessma y a matar a los periodistas”, declaró Karoui.

“Estamos acostumbrados a las amenazas pero lo grave es que esta vez han pasado a la acción. Nessma es la cadena moderna del Magreb, no nos dejaremos amilanar y seguiremos difundiendo las películas que queremos. No hemos echado a una dictadura para volver a otra”, declaró.

Era la primera vez que se difundía Persépolis en árabe tunecino en el país.

“Esta película está programada para ser transmitida de nuevo el martes. No se le puede reprochar nada desde un punto de vista ético ni moral”, declaró a la AFP una ejecutiva de la cadena que pidió no ser identificada.

“Espero que un hecho como éste haga que los ciudadanos indecisos voten el 23 de octubre, ya que el peligro integrista es inminente”, añadió.

El ataque de los salafistas en Túnez se produce al día siguiente de que hombres armados invadieran la Facultad de Letras de Susa (sur) después de que se denegara la inscripción de una estudiante con niqab.

También se produce a menos de 15 días de las primeras elecciones en Túnez tras la caída de Ben Alí el 14 de enero.

Los tunecinos están llamados a elegir el 23 de octubre una asamblea constituyente. Los islamistas de Ennahda son considerados como los grandes favoritos.

Un responsable de Ennahda, Samir Dilou, condenó el incidente, pero estimó que se trataba de un “acto aislado”.

En julio pasado los salafistas, cuyo partido Tahrir no ha sido legalizado, atacaron un cine en Túnez que difundía una película de la realizadora tunecina Nadia El Fani sobre el laicismo.

actualidad » en esta sección

buscador