Foto: REUTERS/Tobias Schwarz

Berlín, 10 oct (dpa) - La policía alemana logró frustrar hoy un presunto atentado en la estación central de ferrocarril de Berlín, según informaron sus portavoces.

Las autoridades germanas detectaron siete artefactos incendiarios en las vías de uno de los túneles de acceso a la estación, a sólo 200 metros del edificio por el cada día pasan miles de personas.

Los expertos ordenaron inmediatamente el cierre del túnel para investigar la naturaleza de las bombas, que aún no se ha determinado por qué no explosionaron.

Según informaciones a las que accedió dpa, si lo hubieran hecho, habrían causado daños irreparables. La estación central no fue cerrada al público, aunque aún no se ha podido garantizar que no existan más artefactos.

Foto:REUTERS/Tobias Schwarz

Poco antes, se había producido un ataque incendiario contra la red ferroviaria alemana en el norte de Berlín, en una de las vías que unen la capital y Hamburgo, en el noroeste del país.

Los daños obligaron a cortar el tráfico en todo el tramo y desde primera hora se están registrando anulaciones y graves alteraciones en la circulación.

Según precisaron fuentes policiales, a primera hora, unos desconocidos colocaron dos bombas incendiarias en unas arquetas de cables entre las estaciones de Brieselang y Finkenkrug, en el estado federado de Brandeburgo, vecino a Berlín.

Una de ellas explotó y destruyó los cables de señalización. Las alteraciones en el tráfico ferroviario podrían prolongarse hasta el miércoles, según fuentes de la compañía de trenes alemanes Deutsche Bahn.

De momento no se ha confirmado quién estpodría estar detrás de los hechos, aunque grupos de extrema izquierda se declararon responsables a través de Internet.

La Oficina de Investigaciones Criminales (LKA) de Berlín analiza ahora el contenido de un comunicado publicado en una página de la izquierda radical, en el que un grupo antimilitarista autodenominado “Hekla” se atribuye la autoría.

Foto:REUTERS/Tobias Schwarz

“Hekla”, que lleva el nombre de un volcán islandés, explica que con el ataque protesta contra la misión del Ejército alemán en Afganistán y exige la liberación del soldado estadounidense Bradley Manning, en prisión tras ser acusado por el Ejército de su país de haber filtrado información confidencial a la plataforma Wikileaks.

Deutsche Bahn reaccionó con indignación: “Nuestros clientes tienen que pagar por la misión del Ejército en Afganistán. Eso es completamente irresponsable”, enfatizó el responsable de seguridad, Gerd Neubeck.

La LKA indicó que tras un primer análisis, el comunicado parece “auténtico” y adelantó que existen numerosos paralelismos entre el ataque de Brandeburgo y el de la estación de Berlín.

Los ataques de hoy también tienen similitudes con los registrados en mayo en la red ferroviaria berlinesa. Aquella vez, un grupo con el nombre de un volcán islandés, reivindicó los ataques que bloquearon el tráfico de cercanías, regional y de larga distancia.

Foto:REUTERS/Tobias Schwarz

actualidad » en esta sección

buscador