Roma, 10 oct (EFE).- Giovanni Brusca, el más estrecho colaborador del exjefe de Cosa Nostra (mafia siciliana) Toto Riina, confirmó hoy la existencia de negociaciones entre el Estado y la mafia antes del atentado al juez Paolo Borsellino, el 19 de julio de 1992.

Estas declaraciones de Brusca, efectuadas al testificar en un juicio, se suman a las realizadas por otros exmafiosos colaboradores de la Justicia o el fiscal antimafia italiano, Piero Grasso, quienes afirman que existieron esas negociaciones.

La posible existencia de estos contactos cobró fuerza hace dos años cuando Massimo Ciancimino, hijo del fallecido y condenado alcalde democristiano mafioso de Palermo Vito Ciancimino, entregó a la fiscalía varios documentos que los probaban.

Entre ellos, la existencia del llamado “papello”, el folio con las doce peticiones que Toto Riina habría hecho al Estado para detener la ofensiva de atentados en aquellos años.

“Riina me habló del ‘papello’ y de la negociación después del atentado de Capaci (el 23 de mayo de 1992, en el que murió el juez Giovanni Falcone) y antes del de la calle Amelio (en el que falleció Borsellino)”, aseveró Brusca.

“Encontré a Riina en casa del jefe Girolamo Guddo. Estos se reunieron a solas durante unos 10 minutos y luego Riina me dijo: ‘Han cedido y le he entregado el ‘papello’ con las peticiones’”, explicó Brusca durante el juicio que tiene como imputado al exgeneral de los carabineros Mario Mori por complicidad con la mafia.

Brusca, responsable material del asesinato del juez Giovanni Falcone, recordó que “este encuentro se produjo antes del 16 de julio”, pues en esa fecha fue a casa del conductor del coche de Riina y percibió que estaban preparando algo (el atentado a Borsellino).

Quiso especificar las fechas para precisar que se habló de estas negociaciones antes del atentado a Borsellino, ya que se quería “dar otro golpe” para que se retomasen las negociaciones.

Personas cercanas a las investigaciones del atentado a Borsellino y el hermano del juez, Salvatore, sostienen que el magistrado fue asesinado por la mafia porque se oponía a las negociaciones que se querían emprender entre Cosa Nostra y el Estado.

En el “papello” escrito a mano por Riina y que publicó en su día la prensa italiana se pedía atenuar las condenas contra los mafiosos, la abolición de la ley 41-bis, que prevé un severo régimen carcelario para los mafiosos, y el arresto domiciliario a los condenados de la organización con más de 70 años, entre otras demandas.

actualidad » en esta sección

buscador