Foto: AP/archivo

Kiev, 10 oct (EFE).- Ucrania espera con inquietud el veredicto judicial contra la carismática y controvertida ex primera ministra y líder opositora Yulia Timoshenko, que podría ser condenada este martes a varios años de cárcel e inhabilitada por abuso de poder.

“Este asunto no me interesa en absoluto, ni el caso ni el veredicto (…) El juicio contra Timoshenko atañe al ámbito del derecho y las leyes”, afirmó hoy Víctor Yanukóvich, presidente ucraniano y enemigo acérrimo de la líder de la oposición.

Yanukóvich fue apartado del poder por Timoshenko en la Revolución Naranja de 2004, pero se “vengó” en las elecciones presidenciales de enero de 2010.

Los ucranianos y numerosos políticos occidentales esperan atentos el fallo, previsto para las 06:00 GMT del martes, aunque la defensa sugirió hoy que la lectura del mismo podría alargarse durante varias horas o incluso días.

Algunos observadores no descartan un fallo “político”, que incluya una condena de cárcel suspendida para evitar un terremoto político en Ucrania y un aluvión de críticas del exterior.

Y es que la oposición ucraniana y algunos eurodiputados opinan que Yanukóvich quiere acabar con la carrera política de Timoshenko, su única rival tras la caída en desgracia del expresidente Víctor Yúschenko.

Otra posibilidad es que la incombustible “Princesa de la Revolución” sea inhabilitada y que no pueda ejercer cargo político alguno durante varios años.

La Fiscalía de Ucrania pide siete años de cárcel para Timoshenko por excederse presuntamente en sus funciones al firmar en 2009 un acuerdo de gas con Rusia que el Gobierno actual considera oneroso para los intereses nacionales.

El Gobierno sostiene que el cumplimiento de esos contratos supondría para el país la pérdida de 80.000 millones de dólares en sus diez años de vigencia, al pagar por cada mil metros cúbicos de gas ruso 200 dólares más que Alemania y otros países europeos.

Mientras, algunos observadores señalan que en este caso están en juego no sólo las credenciales democráticas de la ex república soviética, sino las negociaciones para un acuerdo de asociación con la Unión Europea.

Los Veintisiete ya han advertido que, de una u otra forma, un fallo condenatorio, aunque en definitiva no afectara las negociaciones, que incluyen el establecimiento de una zona de libre comercio, repercutiría en las relaciones con Bruselas.

Si esas negociaciones se vieran truncadas, Ucrania no tendría más remedio que regresar a los brazos de Rusia, que ya le ha propuesto renunciar a la asociación con la UE para unirse a una Unión Aduanera postsoviética liderada por Moscú.

“No somos optimistas”, admitió hoy sobre el veredicto Catherine Ashton, la jefa de la diplomacia europea, quien recordó que para Bruselas el proceso apunta a “una aplicación selectiva de la justicia” contra la oposición.

Timoshenko, que firmó los acuerdos gasísticos en medio de una “guerra del gas” con Moscú que había dejado sin carburante a Ucrania y Europa, ha pedido que su caso no afecte la suscripción del acuerdo con la UE, que considera crucial para su país.

Rusia defendió a capa y espada al principio el contrato suscrito con Timoshenko, pero en las últimas semanas ha accedido a negociar con Kiev su revisión.

Mientras, Timoshenko juzgada desde mayo y encerrada en prisión preventiva el 5 de agosto pasado por desacato al tribunal, defendió su actitud y denunció que el proceso fue “ordenado” por Yanukóvich para impedirle participar en futuros comicios.

“La sentencia fue escrita antes de ser incoara la causa criminal porque el presidente me considera una rival peligrosa”, dijo Timoshenko, quien durante todo el proceso desafió al juez e hizo diversos llamamientos a la comunidad internacional.

La juzgada, cuya salud ha empeorado entre rejas, según sus abogados y familiares, no está sola, ya que su partido, Batkivschína ha pedido a sus partidarios que se congreguen mañana junto a la sede del tribunal.

“Ahora es cuando se decide la suerte de la democracia en Ucrania”, declaró la formación opositora.

Mientras, los servicios de seguridad afirmaron que no descartan la posibilidad de un atentado durante la lectura del fallo.

“A la vista de la gran resonancia del caso, se preparan explosiones para desestabilizar la situación en el país, causar alteración entre la ciudadanía y organizar acciones masivas de desobediencia”, informó un portavoz del Servicio de Seguridad de Ucrania a la agencia Interfax-Ucrania.

Algunos analistas opinan que esa presunta amenaza es la excusa perfecta para acordonar el edificio del tribunal con centenares de efectivos antidisturbios y prevenir manifestaciones opositoras que podrían desembocar en una nueva protesta popular antigubernamental.

actualidad » en esta sección

buscador