Foto: AVN / Archivo

A solicitud del Ministerio Público, fueron privados de libertad cuatro hombres y una mujer, por su presunta responsabilidad en la agresión contra funcionarios policiales del estado Yaracuy y la quema de una patrulla, hecho ocurrido el 01 de octubre en el sector Palo Quemado.

En la audiencia de presentación, la fiscal 1º de esa jurisdicción y su auxiliar, Moraidy Santeliz y Rafael Salas, respectivamente, imputaron a Crismery Montero (22), Noel Sánchez (25), Jean Blazco (28) y Arsenio Romero (38) por la presunta comisión de los delitos de concurrencia de personas en daños a obras públicas del estado, resistencia a la autoridad y lesiones personales en grado de complicidad correspectiva.

Igualmente, los fiscales imputaron a Javier Romero por la presunta comisión del delito de homicidio intencional en grado de tentativa.

Tales delitos están previstos y sancionados en Código Penal.

En ese sentido, el Tribunal 2° de Control de Yaracuy, con base en los elementos de convicción expuestos por los fiscales, dictó medida privativa de libertad para cinco de las personas imputadas, y fijó como sitio de reclusión para la mujer la comandancia general de la policía, mientras que para los cuatro hombres el Internado Judicial de San Felipe.

De igual manera, por este caso fue imputado Teiddy Romero por la presunta comisión de los delitos de lesiones personales en grado de complicidad correspectiva y resistencia a la autoridad, por lo que el referido tribunal dictó medida cautelar de presentación periódica cada 30 días.

De acuerdo con la investigación, a las cinco de la mañana del citado día, dos funcionarios de la policía del estado Yaracuy que realizaban labores de patrullaje por el referido sector, observaron a Javier Romero con un arma de fuego que habría disparado en varias ocasiones al aire, y posteriormente lo habría hecho contra los funcionarios.

Minutos más tarde, los efectivos policiales aprehendieron al hombre, pero presuntamente fueron sorprendidos por el resto de los imputados, quienes con objetos contundentes arremetieron contra los funcionarios y las patrullas intentando despojarlos de sus armas de fuego.

Seguidamente, el grupo de personas habría echado gasolina a una de las unidades de la policía para posteriormente arrojarle una parrillera, lo que provocó el incendio de la patrulla.

Al ver tal situación, los agentes solicitaron refuerzos para poder controlar al grupo de personas, y aprehendieron a los ahora imputados.

Con información del Ministerio Público

actualidad » en esta sección

buscador