Santiago de Chile, 11 oct (dpa) – El gobierno de Sebastián Piñera alejó hoy posiciones de los estudiantes chilenos, en medio del llamado de éstos a nuevas protestas en Chile.

“Junto con mantener siempre las puertas del diálogo abiertas vamos a buscar ahora los canales a través del Parlamento”, dijo el portavoz del gobierno, el ministro Andrés Chadwick a radio ADN.

El ministro, primo del mandatario, agregó que a su juicio los sectores más duros están ganando posiciones en el movimiento estudiantil, tras cinco meses de protestas.

La opción del Ejecutivo, que tiene en el horizonte los comicios municipales de 2012 y presidenciales de 2013, fue rechazada por los líderes universitarios.

“El tema no está en la ultra intransigencia de izquierda, sino de la ultra intransigencia de derecha que ha ingresado al gobierno (…) para satisfacción de los sectores más poderosos del país”, subrayó el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Concepción, Guillermo Petersen.

El distanciamiento, en medio de la discusión del presupuesto de 2012 en el Congreso, tiene como eje la diferencia en torno a si la educación pública universitaria debe ser o no gratuita, entre otros temas.

Piñera, que definió la educación como un bien de consumo, acepta otorgar becas sólo al 40 por ciento más pobre del país. Los jóvenes piden que el beneficio alcance al menos al 60 por ciento.

La oposición de centro izquierda, que gobernó entre 1990 y 2010, anunció ya una posición “dura” en la discusión presupuestaria.

“La Moneda no se puede quejar que, si quieren trasladar la discusión en el Parlamento, nosotros no pongamos la mano bastante dura para lograr los objetivos del movimiento social”, dijo el presidente del Partido Radical, José Antonio Gómez.

El Fondo Monetario Internacional recomendó a Chile subir su carga impositiva, una de las más bajas del mundo para países de desarrollo medio, para financiar sus demandas educativas.

Actualmente en Chile algunos estudiantes salen de las universidades públicas con deudas de 50.000 dólares, en un país donde la mitad de los hogares tienen ingresos mensuales inferiores a 1.000 dólares.

Las protestas estudiantiles coincidieron con otras masivas movilizaciones sociales, ambientales, regionales y civiles que azotaron a Chile este año, sobe un trasfondo de una distribución desigual del ingreso.

actualidad » en esta sección

buscador