PANAMÁ, 13 octubre 2011 (AFP) - Los sindicatos de Panamás fustigaron este jueves el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre el país y Estados Unidos, por considerarlo un “engaño” que puede acabar con el sector agrario, mientras que los empresarios ven una gran oportunidad de ingresar al mercado estadounidense.

“Un tratado como estos para nuestro país es un simple engaño que además ha sido aprobado a espaldas del pueblo”, dijo a la AFP Samuel Rivera, del Consejo Nacional de Trabajadores Organizados (Conato).

Tras casi cinco años de espera, el Congreso estadounidense aprobó el miércoles los tratados de libre comercio (TLC) con Colombia, Panamá y Corea del Sur, que ahora deberán ser ratificados por el presidente Barak Obama.

“Estos tratados son leoninos y únicamente van en la vía de lo que realmente le interesa y beneficia a Estados Unidos”, aseguró a la AFP el líder sindical Gabriel Castillo.

“Van a exportar productos estadounidenses a mansalva hacia Panamá y van a entregar a las empresas multinacionales todo lo que es el mercado interno y los productos que nosotros estamos dejando de producir”, añadió Castillo, de la Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente.

Los sindicatos temen que productos estadounidenses inunden el mercado panameño y, al ser subsidiados, entrarían con precios más bajos que los locales.

Productos como arroz, tomate, repollo, papas, caña de azúcar, melones y otros agrícolas y frutícolas serían los perjudicados, aseguran.

“Con este tratado se va afectar a todas luces al agro y al empleo panameño. Esto es una pelea entre un peso pesado y un peso mosca”, ilustró Rivera, para quien “con los subsidios que tienen los productos estadounidenses no hay manera humana de que nuestro país compita”.

Los gremios sindicales temen, además, que si baja el ritmo de producción interna se afecte la seguridad alimentaria de los sectores desposeídos.

“Los grandes beneficiarios de esto son los importadores y exportadores, entre ellos el presidente Ricardo Martinelli que tiene los supermercados y es un gran exportador de productos”, acusó Castillo.

Para la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, el TLC “incentivará la competitividad y atraerá mayor inversión extranjera a nuestro país, lo que se traduce en beneficios indirectos para la sociedad y el consumidor”, según su presidente Federico Humbert.

Los empresarios consideran que el acuerdo abre un mercado de 300 millones de potenciales consumidores, donde estarían establecidas reglas claras para el intercambio comercial bilateral y mayor seguridad jurídica para inversionistas y exportadores.

Además, Panamá iguala a otros países que ya cuentan con convenios similares y reduce la desventaja para comercializar los productos.

“Este tratado ofrece un sinnúmero de oportunidades para ambos países”, dijo al canal Telemetro Juan Carlos Arias, presidente de la Cámara de Comercio Americana de Panamá.

“Ambos países tendrán que hacer cosas y luchar y esforzar a sus diferentes sectores a que se mejoren para que sean más competitivos”, añadió Arias.

Panamá exporta por 300 millones de dólares anuales e importa mercaderías por 2.500 millones de dólares de Estados Unidos.

actualidad » en esta sección

buscador