MIRANSHAH, 13 octubre 2011 (AFP) – Misiles estadounidenses mataron este jueves en Pakistán a diez islamistas, incluido un mando del clan Haqqani, vinculado a Al Qaida.

Este golpe se produce cuando fuerzas policiales estadounidenses abatieron en Irak a un presunto cabecilla de Al Qaeda.

Dos misiles disparados por aviones no pilotados estadounidenses mataron a cuatro personas al alcanzar un complejo en el pueblo de Dandey Darpakhel, a unos siete kilómetros al norte de Miranshah, principal ciudad del distrito tribal de Waziristán Norte, en el noroeste de Pakistán.

“Jamil Haqqani, un importante mando afgano de la red Haqqani, era el blanco y murió”, indicó a la AFP bajo anonimato un funcionario del aparato de seguridad paquistaní.

Un agente de inteligencia paquistaní confirmó la versión, y afirmó que Jamil estaba trabajando como coordinador de la red Haqqani en Waziristán Norte, región fronteriza con Afganistán utilizada por los talibanes y los militantes de Al Qaida para atacar a las tropas estadounidenses.

El agente añadió que las otras tres personas muertas en ese ataque eran combatientes de la red Haqqani.

Confirmando la misma versión, un alto funcionario estadounidense dijo desde Washington que Janbaz Zadran, alias Jamil, “jugaba un rol central en la asistencia a la red Haqqani para atacar objetivos estadounidenses y de la coalición en Kabul y en el sudeste de Afganistán”.

El funcionario agregó que se trata “del mando más alto de la red Haqqani en Pakistán en ser retirado del campo de batalla”.

Horas después de ese bombardeo, un segundo ataque golpeó la zona de Birmal, en el distrito vecino de Waziristán Sur, también vecino de Afganistán. En él murieron seis islamistas, dijo un funcionario paquistaní a la AFP bajo anonimato.

Estados Unidos sostiene que los Haqqani son uno de sus mayores enemigos en la campaña de Afganistán, que dura ya diez años, y los acusan del ataque a su embajada en Kabul el pasado 13 de septiembre.

actualidad » en esta sección

buscador