Quito, 14 oct (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo hoy que pedirá a la ONU y a Unasur que investiguen la sublevación del 30 de septiembre de 2010, que amenazó con derribar su Gobierno, al tiempo que ordenó la desclasificación de documentos reservados sobre los hechos de ese día.

El mandatario señaló que solicitará a ambas entidades “que nombren comisiones” para que indaguen “con total independencia y ajenas a manoseos políticos” si ese día los agentes sublevados le intentaron matar, si hubo un intento de golpe de estado y si el Gobierno ha tratado de ocultar alguna información o evidencia, entre otros fines.

actualidad » en esta sección

buscador