Video: Globovisión 14 de octubre de 2011

El diputado a la Asamblea Nacional Julio Montoya presentó documentos que supuestamente prueban que el gobierno del presidente Hugo Chávez ha financiado proyectos en el exterior, mientras diversos sectores del país reclaman carencias.

Aseguró que se trata de otro hallazgo del mismo equipo de investigación que hizo pública la denuncia sobre el manejo de las reservas internacionales y “por el cual incluso intentaron allanar mi inmunidad parlamentaria por considerar que saqué a la opinión pública un documento de seguridad de Estado”.

Advirtió que el más grave de todos fue la “violación de la soberanía por parte de un ministro cubano”.

Según Montoya, el ministro cubano de Comercio Exterior e Inversión Extranjera “ordenó al presidente Chávez. Tuvo el valor de decirle al Gobierno y -al ministro- Alí Rodríguez Araque que el préstamo para el huracán Gustav -por el orden de 150 millones de dólares- no es un préstamo, sino un regalo que le dio Chávez y por eso no firmaría el compromiso de pago. El descaro, la sorpresa y la respuesta de Alí Rodríguez es patética. Él dice que no sabe y que va a consultar si es verdad”.

Montoya mostró un acta de entrega del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes), de una presidencia a otra, en la cual han descubierto que “el presidente Chávez le entrega a Nicaragua para su programa social Hambre “0″ un bono productivo alimentario -para los funcionarios públicos del Gobierno central de ese país- por el orden de los 5 millones de dólares. Es decir, no lo tenemos para los venezolanos, señor Presidente, pero ¿sí lo tenemos para los nicaragüenses?”, se preguntó el parlamentario tras hacer referencia a que la bancada oficialista no ha acompañado a la oposición en la propuesta de entregar bono de alimentación a jubilados y pensionados.

Otro de los casos en los que presuntamente el Estado habría invertido una alta suma de dinero es la ruta social Damasco-Caracas. “Es un convenio de asistencia económica no reembolsable de 8 millones de dólares, regalados a través del Bandes”, destacó.

Montoya indicó que otro convenio no reembolsable asciende a “9 millones de dólares para la Universidad de Chile para el pago de los pasivos laborales, mientras en las universidades (de Venezuela) los estudiantes se cosen la boca y hacen huelgas de hambre”.

Con información de Globovisión.

actualidad » en esta sección

buscador