Foto: AP/ Archivo

En una entrevista realizada por el diario Panorama, Carolina Pérez Rodríguez, hija del expresidente Carlos Andrés Pérez, aseguró que su padre solamente les dejó una quinta y afirmó que recolectaron dinero para enterrarlo.

Lea a continuación parte de la entrevista:

—¿Quedó conforme con la traída de los restos de CAP?

—- Sí, porque a pesar de todo lo que sucedió y nunca debió haber ocurrido nuestra familia debe sentirse muy satisfecha. De igual modo quedamos emocionados porque sabíamos que a mi papá lo apreciaba mucha gente de todos los estratos sociales, pero el funeral fue enorme con gente adeca y no.

—¿Le parece que a CAP le hubiese gustado eso?

— Debe sentirse muy contento ya que sintió a la gente que lo quiere, amistades, su familia y pudo despedirse de ellos con el deber ser.

—¿Cómo se llegó a un acuerdo entre los Pérez – Rodríguez y los Pérez- Matos?

—- Siempre la idea fue evitar el juicio entre las dos familias y llegar a entendimiento. Creo que la familia Matos comprendió el interés de mi padre de venir acá; pero, por razones que aún desconocemos, hace tres meses nos llamaron desde Miami para obtener un acuerdo y conversar.

—¿Qué pactaron las dos familias en Miami y Caracas?

— Absolutamente nada. Habría que preguntarse quién es Carlos Andrés en Miami y quién era en Venezuela. Allá era nadie y no había nada que pactar, simplemente pensaron mejor las cosas y reaccionaron de manera que no se le debía negar el hecho de ser enterrado en su país.

—¿Por qué tanta insistencia de ustedes?

—- Cuando CAP estuvo preso en la quinta La Ahumada (Caracas) un periodista escribió un libro y le preguntó sobre la muerte, tema que mi papá no hablaba mucho. Recuerdo que ahí le respondió que su deseo en todo caso sería morir en su patria. Como hijas teníamos que luchar para cumplir su deseo y era absurdo quedarse en EE UU, que en nada le pertenecía.

—¿Finalizó así el enfrentamiento entre las hijas Rodríguez y Matos?

— Esto fue un proceso familiar desagradable y desgastador, pero yo creo que así se acabó cualquier problema. Para empezar, ambas familias vivimos dos realidades muy distintas, ellas con más de 20 años en EE UU, y nosotros toda la vida acá.

—¿Hubo rumores sobre quién pagó algo tan caro como traer un ataúd desde el exterior?

— En realidad, no habría ningún interés de nosotros, la familia Pérez Rodríguez, en pedirle dinero al Gobierno ni tampoco ellos en ofrecerlo. Se rodaron rumores, pero los venezolanos saben que mi madre (doña Blanca Rodríguez) es una persona intachable y nunca habría aceptado algo semejante.

—¿Quién pagó entonces tanto dinero por traer los restos desde EE.UU?

—Estamos muy agradecidos a mucha gente que colaboró y todavía debemos dinero. Hubo personas que aportaron en una cuenta desde 200 hasta 1.000 dólares en contribuciones de amigos y familiares de mi padre. Nos ayudaron a pagar los abogados en el sur de Florida, quienes increíblemente nos dieron un gran descuento.

—¿CAP les dejó dinero o una herencia?

— Nada. Yo advertí que cuando todo esto terminara se darían cuenta que no había plata ni nada. Mi padre era un hombre que no le interesaba el dinero. No dejó bienes ni fortunas y lo más importante que consideraba era la política.

—¿Les dejó solamente la quinta La Ahumada?

—No. Esa casa le pertenece y es propiedad de mi hermana Sonia Pérez Rodríguez. Carlos Andrés únicamente nos dejó otra casa en la urbanización Prados del Este y la tenemos alquilada. Adicional, mi mamá tiene la pensión de esposa de expresidente y más nada.

—¿Cómo se encuentra doña Blanca Rodríguez de Pérez?

—Mi mamá está en la casa y a veces sale cuando hay junta directiva en Bandesir. Ella tiene 85 años y ahora lleva una vida más tranquila.

Para ver la entrevista completa realizada por el periodista Luis Del Villar pulse aquí

actualidad » en esta sección

buscador