Moscú, 17 oct (EFE).- El primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, aseguró hoy que se presentará a las elecciones presidenciales de marzo de 2012 porque así lo quiere la mayoría de los rusos.

“Lo más importante es la confianza de la gente. Estoy muy agradecido por ese apoyo. Puede que fuera silencioso, pero yo lo siento. Ese respaldo ha sido decisivo”, afirmó Putin durante una entrevista con los principales canales de la televisión rusa.

Putin insistió en que él “nunca” aspiró a convertirse en presidente ruso y que cuando se lo propuso en 1999 su antecesor, Borís Yeltsin, se lo pensó dos veces, debido a la “gran cantidad de trabajo y la responsabilidad colosal” que suponía.

“Pero si decido encargarme de algo, intento completar ese trabajo o, al menos, ser lo más efectivo posible”, dijo.

El dirigente ruso subrayó que regresa para “reforzar los principales cimientos del sistema político y de las instituciones democráticas, crear las condiciones para la diversificación y un desarrollo coherente y aumentar el nivel de vida de la población”.

“A esto nos vamos a dedicar”, destacó Putin, quien rechazó los comentarios de “peor es imposible”, aludiendo a la era de la escasez soviética y los años 90 del siglo XX cuando el país estuvo “al borde de una guerra civil”.

Putin advirtió de que “bastan dos o tres pasos falsos” para retornar a los tiempos soviéticos en los que los principales alimentos estaban racionados y los años de Yeltsin en que no se pagaban los salarios, ni las pensiones, ni los subsidios.

Además, insistió en que él y el presidente ruso, Dmitri Medvédev, acordaron hace cuatro años, cuando le cedió el Kremlin para asumir la jefatura del Gobierno, que podrían intercambiarse los puestos en 2012 si el pueblo seguía respaldándoles.

“Nos basábamos en que transcurrirían cuatro años y, si los pasábamos con éxito, tendríamos derecho a plantear a la sociedad una configuración de poder, quién lo hará, qué principios le guiarán y adónde queremos conducir a nuestro país y a nuestro Estado”, precisó.

Putin resaltó que la última palabra la tiene el pueblo ruso en las elecciones legislativas de diciembre y las presidenciales de marzo del próximo año.

“Nosotros proponemos esta configuración y los ciudadanos, los electores, acudirán a las urnas y manifestarán si están de acuerdo o no con estas propuestas. Las elecciones lo deciden todo”, comentó.

También rechazó las críticas sobre su deseo de perpetuarse en el poder, al asegurar que pudo haber reformado la Constitución, que impide más de dos mandatos presidenciales consecutivos, y haber permanecido en el Kremlin en 2008.

“Contaba con la mayoría de Rusia Unida (RU)”, recalcó.

Durante el congreso federal de RU a finales de septiembre, el jefe del Kremlin pidió el apoyo del partido a la candidatura a la Presidencia de Putin, quien aceptó la invitación y adelantó que propondría a Medvédev como primer ministro.

Posteriormente, Medvédev reconoció públicamente que le habría gustado permanecer en el Kremlin, pero que los rusos prefieren a Putin como jefe de Estado.

La oposición augura un nuevo retroceso de las libertades con Putin, que podría permanecer en el Kremlin hasta 2024, merced a la reforma constitucional introducida por Medvédev, que aumentó de cuatro a seis años el mandato presidencial.

actualidad » en esta sección

buscador