El Cairo/Beirut, 17 oct (dpa) - La Liga Árabe rechazó la suspensión de Siria propuesta por los países del Golfo debido a la violenta represión de las protestas contra el régimen de Bashar al Assad.

Los ministros de Exteriores del bloque rechazaron en una sesión urgente en la noche del domingo la iniciativa. A cambio, exigieron a Siria que ponga fin a la violencia en el plazo de 15 días y que empiece un diálogo con la oposición en la sede de la Liga Árabe en El Cairo.

El gobierno de Damasco rechazó la propuesta. Según la agencia Sana, el régimen sirio no quiere un diálogo fuera de su país.

Basma Kadmani, la portavoz del opositor Consejo Nacional, se mostró profundamente decepcionada por el resultado de la reunión en El Cairo. Los sirios se sienten abandonados por los árabes, dijo en una entrevista con el canal de noticias Al Arabiya.

Más dura fue la reacción de la cúpula de los llamados “revolucionarios” de la oposición siria. La Liga Árabe ha pedido el diálogo a un régimen “que se parece cada vez más a una tropa criminal de mercenarios y bandoleros”, señaló.

Según documentos de la cumbre, Yemen, Argelia, Líbano y Sudán rechazaron un proceder más duro contra Siria. Excepto Líbano, todos los demás son Estados con gobiernos también amenazados por protestas o, en el caso de Sudán, con problemas con la comunidad internacional.

También Irán, Omán y Yibuti se negaron a excluir a Siria y abogaron por una “solución pacífica”. Los tres países citaron también el caso de Libia como un ejemplo “negativo”.

En el noroeste de Siria, en tanto, al menos cuatro personas murieron y varias más resultaron heridas hoy por la detonación de una bomba, informaron activistas de la oposición.

“Hombres armados, posiblemente desertores del Ejército, hicieron estallar una bomba por control remoto cuando pasaba un vehículo militar por el pueblo de Ihsem”, dijo a dpa Rami Abdel Rahman, del opositor Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, con sede en Londres.

Los funerales de activistas asesinados por las fuerzas de seguridad el fin de semana se convirtieron hoy además en nuevas protestas masivas, según fuentes opositoras. Las procesiones tuvieron lugar en la sureña provincia de Daraa, el área suroccidental de Houran y la central provincia de Homs, según las informaciones.

Al menos dos personas murieron por los enfrentamientos tras un funeral en la localidad de Bab Amr en Homs, sostuvo un activista desde Líbano.

El opositor Comité Sirio de Coordinación Local señaló por su parte en un comunicado que las fuerzas del gobierno han aumentado la represión contra médicos que atienden a manifestantes heridos.

“Las fuerzas de seguridad han intensificado recientemente su campaña contra médicos, hospitales y clínicas privados bajo sospecha de tratar a gente herida en marchas a favor de la libertad”, señaló el comité. Según los activistas, unos 250 médicos han sido arrestados desde el comienzo de las protestas a mediados de marzo, entre ellos 25 durante las dos últimas semanas.

actualidad » en esta sección

buscador