Foto: REUTERS/Libya TV via Reuters TV / Archivo

Trípoli/El Cairo, 17 oct (dpa) – Un canal de televisión leal al depuesto líder libio Muamar al Gadafi confirmó hoy la muerte de su hijo menor Jamis y anunció tres días de luto a partir de este lunes.

Por otra parte, milicias del Consejo Nacional de Transición tomaron casi toda la ciudad de Bani Walid tras semanas de combates. La ciudad, ubicada unos 150 kilómetros al sur de Trípolis, era junto con Sirte uno de los últimos dos bastiones de los leales al depuesto líder libio Muamar al Gadafi.

Las nuevas autoridades de Libia controlan el 95 por ciento de la ciudad, informó un reportero de la cadena televisiva árabe Al Yazira en base a datos suministrados por comandantes de las milicias.

Tras tres días de intensos combates, los leales a Gadafi sólo resisten en algunos puntos, añadió. Los soldados del CNT ya celebraban el triunfo en uno de los últimos dos bastiones de Gadafi.

En tanto, un comandante de los rebeldes dijo al canal de televisión Al Yazira hoy que los combatientes que están resistiendo en la ciudad costera de Sirte están usando a los residentes que todavía quedan en la ciudad como escudos humanos.

Gran parte de la ciudad junto al Mediterráneo ya fue tomada por las milicias de Consejo de Transición hace una semana. Los gadafistas se encuentran atrincherados en unas pocas manzanas.

La televisión Al Rai, con sede en Damasco, dijo que Jamis Gadafi murió el 29 de agosto durante los combates en Tarhuna, 80 kilómetros al sur de la capital Trípoli.

El canal Al Arabiya informó que Mohamed Abdullah al Senusi, primo del fallecido e hijo del jefe de inteligencia de Gadafi, también murió en el mismo combate.

Se trata de la primera vez que se confirma la muerte del hijo de Gadafi, después de varias informaciones de combatientes y del Consejo Nacional de Transición (CNT). Los exrebeldes ya habían declarado muerto a Jamis por error en dos ocasiones.

Jamis, de 28 años, era comandante de la brigada de las fuerzas leales a Gadafi que, según las informaciones, estaba a cargo de la represión de las protestas cuando comenzaron en febrero en la ciudad de Bengasi, en el este del país.

En tanto, el ministro de Exteriores británico, William Hague, visitó Trípoli hoy para reabrir la embajada británica. Hague dijo que la embajada tiene un “papel importante que jugar” en la construcción de relaciones con la emergente democracia en Libia y confirmó que John Jenkins será el nuevo embajador británico. Además, anunció que el Reino Unido ofrecerá tratamiento médico a los libios heridos en combate.

El Reino Unido suspendió su embajada en Trípoli en febrero y reconoció al CNT como nuevo gobierno de Libia a fines de agosto cuando se les pidió a los diplomáticos de Gadafi que abandonaran la embajada en Londres para dejar el lugar a sus sucesores.

Hague también prometió ayuda para desminar la zona y dijo que el cuarto y último envío de fondos libios congelados en el Reino Unido será liberado próximamente.

actualidad » en esta sección

buscador