Foto: REUTERS/Eric Thayer

Washington, 17 oct (EFE).- El aspirante a la candidatura presidencial republicana Herman Cain dijo hoy estar “cansado” de la violencia en la frontera sur, dos días después de que su “broma” sobre un muro electrificado suscitara la condena de legisladores hispanos.

“Al igual que el resto de los estadounidenses, estoy cansado de que se mate a ciudadanos” en la frontera con México, dijo Cain en declaraciones a la cadena televisiva CNN, en las que defendió la construcción de un muro y el reforzamiento de la vigilancia en la frontera.

Agregó que, si gana en los comicios de 2012, hará “lo que tenga que hacer” para frenar la violencia en la frontera común, incluyendo la construcción de un muro en varios tramos de la zona, el uso de equipos de alta tecnología, y un aumento de agentes fronterizos.

Cain, que por ahora se perfila como el favorito del movimiento ultraconservador “Tea Party”, reiteró su postura en contra de una reforma migratoria, por considerar que la gente debe entrar a EE UU sólo por la vía legal.

También dijo apoyar la idea de que los Gobiernos estatales promulguen sus propias leyes para combatir la inmigración ilegal ya que, a su juicio, el Gobierno federal no ha hecho lo suficiente para mitigarla.

El sábado pasado, Cain dijo durante un evento en Tennessee que, como presidente, mandaría construir un muro de seis metros de altura y electrificado, para impedir el paso de inmigrantes indocumentados.

El muro “tendrá alambradas de púa encima, estará electrificado y tendrá un rótulo al otro lado que diga que te va a matar”, dijo Cain.

Al día siguiente, Cain insistió en un programa de la cadena NBC en que su declaración era una “broma” y que EE UU “necesita tener sentido del humor”.

Sus declaraciones han suscitado rechazo del grupo de legisladores hispanos del Congreso de EE UU y de los principales grupos de activistas pro-reforma migratoria.

actualidad » en esta sección

buscador