Foto: KEVIN LAMARQUE / POOL / AFP

TRÍPOLI, 18 octubre 2011 (AFP) - La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, prometió el martes en Trípoli el respaldo de Estados Unidos a las autoridades libias, mientras que el primer ministro de transición dijo estar seguro de que Muamar Gadafi planea tomar el poder con el apoyo de los tuareg del sur.

Clinton es la primera responsable estadounidense de este nivel en viajar a Libia desde 2008. Entonces, Washington intentaba establecer nuevas relaciones con el ahora depuesto líder Muamar Gadafi.

“Estados Unidos está orgulloso de haber estado a su lado en vuestro combate por la libertad y continuará estándolo si continúan este viaje, respetando vuestra soberanía y honrando nuestra amistad”, declaró Clinton.

La secretaria de Estado dijo ser consciente de que “los sangrientos combates continúan” e indicó que “la OTAN y la coalición internacional (…) continuarán protegiendo a los civiles libios hasta que la amenaza (representada por Muamar) Gadafi llegue a su fin.”

“Uno de los elementos que hay que solucionar es la unificación de las diferentes milicias en un sólo ejército que represente al pueblo libio”, subrayó Clinton al ser interrogada sobre los riesgos de guerra civil en Libia, en donde aparecieron tensiones entre las diferentes brigadas que liberaron al país.

Durante esta visita relámpago rodeada de estrictas medidas de seguridad, la secretaria de Estado se reunió con el presidente del Consejo Nacional de Transición (CNT, ex insurgentes), Mustafá Abdeljalil, el primer ministro Mahmud Jibril, así como con Alí Tarhuni, ministro de Finanzas y de Petróleo.

Su viaje a este rico país petrolero del norte de Africa tiene lugar después de las visitas del presidente francés Nicolas Sarkozy, de los primeros ministros británico David Cameron y turco Recep Tayyip Erdogan, así como de varios ministros británicos, italianos y canadienses.

Por su parte Mahmud Jibril afirmó en una entrevista con el periódico de capital saudita, Ashraq al Awsat, que el coronel Gadafi, en fuga desde la caída de su cuartel general en Trípoli el 23 de agosto, planifica retomar el poder con la ayuda de los tuaregs.

“Creo firmemente que (Gadafi) intente regresar al poder con la ayuda de las tribus tuareg del norte de Níger, el sur de Libia y el sur de Argelia y Mali”, declaró Jibril.

En el terreno, en el frente de Sirte, a 360 km al este de Trípoli, los combates eran cada vez más intensos en la mañana del martes. Las fuerzas del CNT trataban de apoderarse de dos barrios aún en poder de elementos leales al coronel Gadafi.

El objetivo del CNT es poder proclamar la caída de esa ciudad y por lo tanto la “liberación total” de Libia.

Los combatientes del CNT, en el límite de los Barrios “Dólar” y “Nº 2″ donde están atrincherados los partidarios de Gadafi, bombardeaban la zona con armas pesadas, mientras otros participaban en combates callejeros.

En el frente este, las fuerzas del CNT registraron al menos once muertos, entre ellos Mustafa ben Dardef, un empresario de Bengasi convertido en un popular comandante anti gadafista.

Otras dos muertes se registraron en el hospital de campaña del frente oeste. En total más de un centenar de combatientes del CNT resultaron heridos en los dos frentes.

A 170 km al sudeste de Trípoli, la bandera de las nuevas autoridades libias flotaba en las desiertas calles de Bani Walid, que el lunes cayó en poder de las fuerzas del CNT después de más de un mes de sitio.

Las tropas de una importante brigada que participó en la liberación de Bani Walid se aprestaba a viajar a Sirte para ayudar en la toma de la ciudad, dijo Musa Yunes, jefe de las fuerzas del CNT en esta ciudad.

En este contexto la OTAN, que asumió el 31 de marzo el mando de la coalición internacional en Libia, indicó que aún no está lista para anunciar el fin de su misión.

Foto: KEVIN LAMARQUE / POOL / AFP
Foto: KEVIN LAMARQUE / POOL / AFP
Foto: KEVIN LAMARQUE / POOL / AFP
Foto: KEVIN LAMARQUE / POOL / AFP
Foto: KEVIN LAMARQUE / POOL / AFP

actualidad » en esta sección

buscador