Foto: AFP/DANIEL MIHAILESCU

Bruselas, 18 oct (EFE).- La Otan confirmó hoy que las fuerzas del Consejo Nacional de Transición (CNT) controlan ya la mayor parte de las ciudades libias de Sirte y Bani Walid, últimos focos de resistencia gadafista, y que el fin de su operación en Libia está “cerca”.

Según el portavoz de la misión, Roland Lavoie, la Alianza considera que a pesar de la “lucha a pequeña escala” que continúa en ambas localidades, las fuerzas pro Gadafi ya no suponen una amenaza generalizada para la población.

Lavoie indicó en una rueda de prensa que se mantienen “pequeños focos” de resistencia, pero subrayó que los gadafistas ya no están en disposición de coordinar acciones ofensivas.

Tras la caída ayer de Bani Walid, Sirte es el último bastión de las fuerzas del antiguo régimen, aunque sólo mantienen el control de áreas muy concretas de la ciudad.

“La situación en Sirte es de lucha armada urbana limitada a unos pocos edificios”, explicó el portavoz, que insistió en que los combates se limitan a un “área muy muy pequeña”.

La Otan, sin embargo, no tiene intención de terminar su misión de forma inmediata y aunque los embajadores aliados se reunirán mañana en Bruselas para pasar revista a la operación, no se espera una decisión relativa al fin de la misma.

“El final se está acercando”,
explicó la portavoz de la Otan Carmen Romero, que subrayó sin embargo que es “prematuro” fijar un calendario ahora mismo para el cierre de la operación, tal y como indicó el pasado viernes el secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen.

Los países de la Otan han pactado que la misión llegará a su fin cuando se den toda una serie de condiciones sobre el terreno, principalmente que no haya una amenaza para la población civil y que las nuevas autoridades sean capaces de garantizar la seguridad.

En ese sentido, la Alianza anunció hoy que Libia comenzará a hacerse cargo del tráfico aéreo en el área de Bengasi (este del país), con vistas a hacerlo en el resto de su espacio aéreo una vez que la Otan se retire.

Aunque aún no se ha discutido por ahora, una de las opciones por las que podría optar la Otan es la de no terminar su operativo al completo y mantener, por ejemplo, la vigilancia marítima que lleva acabo en el Mediterráneo, indicaron hoy fuentes aliadas.

“Es demasiado pronto para decirlo, es algo que los embajadores tendrán que discutir en base al análisis militar”, indicó Romero al respecto.

actualidad » en esta sección

buscador