Foto: Imagen de referencia. – / SANA / AFP

El Cairo, 19 oct (EFE).- La provincia siria de Homs, uno de los principales enclaves de la oposición, sufrió hoy una nueva jornada de violencia en la que murieron al menos 16 civiles por la represión de las fuerzas de seguridad y siete soldados en combates con supuestos militares desertores.

En un comunicado, el opositor “Observatorio Sirio para los Derechos Humanos” explicó que nueve personas perdieron la vida en la ciudad Al Quseir y en aldeas vecinas.

Tres de esas víctimas mortales eran hermanas, que fallecieron al impactar un proyectil de RPG en su vivienda, situada en la aldea de Yusia, en el centro del país.

Además, seis personas murieron tiroteadas por las fuerzas de seguridad y los “shabiha” (fuerzas irregulares de paisano pagadas por el régimen) en el barrio de Al Nazhen de la ciudad de Homs, capital de la provincia, mientras que otra más falleció en la barriada de Bab al Drib.

Los opositores Comités de Coordinación Local precisaron, por su parte, que las muertes en Nazhen se produjeron cuando un grupo de pistoleros vestidos de paisano que viajaban en un camión de recogida de basura disparó contra los vecinos.

Al mismo tiempo, la provincia de Homs volvió a ser escenario este miércoles de enfrentamientos entre el Ejército nacional y hombres armados, presumiblemente militares desertores, que también tuvieron lugar cerca de Al Quseir, en la aldea de Yusia.

Este tipo de choques entre las tropas leales al régimen Al Asad y los supuestos disidentes se suceden desde hace semanas en la provincia central de Homs y en la septentrional de Idleb, y hoy se registraron también en Al Harak, en la provincia meridional de Deraa.

En otras provincias sirias, los grupos opositores documentaron este miércoles otras dos muertes por la represión del régimen del presidente Bachar al Asad.

Una de ellas en la provincia de Idleb, donde una persona falleció por disparos de las fuerzas de seguridad, y otra en la provincia de Rif Damasco (oeste), por las heridas sufridas 24 horas antes en un tiroteo.

Además, en los alrededores de la capital, las fuerzas de seguridad destruyeron propiedades de los campesinos de la zona de Duma.

Ninguna de estas informaciones han podido ser contrastadas independientemente debido a las restricciones impuestas por el régimen de Damasco a los periodistas.

Frente a las denuncias de la oposición, el régimen trató de mostrar que todavía tiene el apoyo mayoritario de la población y que los opositores exageran su respaldo con una gran manifestación orquestada en la localidad occidental de Alepo, la segunda más importante del país.

Decenas de miles de personas llenaron la plaza central de Sadalah al Jabri y ondearon banderas sirias, en un acto similar al celebrado en Damasco el pasado 12 de octubre, en apoyo al régimen y en contra de lo que denomina las “injerencias extranjeras”, según la información remitida por la agencia oficial de noticias Sana.

Desde mediados de marzo pasado, Siria es escenario de revueltas populares contra el régimen de Al Asad, que se han cobrado la vida de unas 3.000 personas, entre ellas unos 187 menores, según las últimas cifras de la ONU.

actualidad » en esta sección

buscador