Foto: Gonzombrun/ Archivo

Por el lado de las mujeres, someterse periódicamente a un control para lograr una detección precoz. Por el lado de los expertos, utilizar los últimos desarrollos tecnológicos de nuevas drogas específicas dirigidas a cada una de las patologías.

Así, en la combinación del avance por esos dos frentes, es que hoy en día se intenta luchar contra el cáncer de mama, que el 19 de octubre de cada año, refuerza el hecho que la prevención y los diagnósticos médicos a tiempo logran curar esta enfermedad.

Hoy en día, el cáncer de mama es el principal en casos de muerte en mujeres. En Argentina afecta entre 18.000 y 20.000 mujeres cada año, mientras que en el mundo se diagnostican más de un millón de casos en ese período, donde más de la mitad mueren.

Otro dato que no deja de sorprender a los expertos a pesar de los avances médicos es que representa 30% de las muertes por cáncer en mujeres en Argentina, lo que equivale a 5400 muertes por años.

Adrián Hannois presidente de la Asociación Argentina de Oncología Clínica (Aaaoc), afirmó a La Nación que las cifras actuales de pacientes con cáncer de mama nos tienen que hacer tomar conciencia e insistir en el tema de la prevención y la consulta periódica médica para detectarlo a tiempo y curarlo. “Hoy, a partir de los 40 años se debe realizar una mamografía de manera sistemática cada dos años y anualmente si tiene más de 50″, puntualizó el experto quien también trabaja en el Hospital Eva Perón.

Es muy importante que las mujeres tomen conciencia de la importancia de la prevención y que se someta a ecografías mamarias o mamografías que son los estudios específicos para detectar el comienzo de un tumor” puntualizó Hannois durante las IV Jornadas Multidisciplinarias de Actualización en el Tratamiento de Cáncer de mama realizadas en Salta, donde resaltó que una de cada ocho mujeres desarrollará cáncer de mama a lo largo de su vida.

Del lado de los nuevos estudios científicos comienzan a haber avances esperanzadores para aquellos casos en los que la enfermedad ya transita estadíos más avanzados.

En tal sentido, mediante el uso de las terapias blanco dirigidas, los científicos intentan identificar una alteración en la célula tumoral para desarrollar fármacos y aplicarlos a través de estudios clínicos, específicamente dirigidos a un tipo de cáncer de mama.

El cáncer de mama no es una sola enfermedad. Hoy en día descubrimos que hay muchos casos y en los últimos 20 años hemos empezado a identificar los diferentes tipos de cáncer de mama basados en diferentes alteraciones genéticas. Y para cada uno de ellos se está desarrollando drogas y tratamientos específicos para su curación o la mejora de calidad de vida de los paciente”, explicó a La Nación el doctor Francisco Esteva, médico e investigador del Instituto MD Anderson de Texas, EE UU, considerado la “meca” de los lugares donde se estudia con profundidad esta enfermedad.

Según el especialista, el tipo más frecuente de cáncer de mama es el llamado de Receptores Hormonales Positivos, que representa un 75% del total. Además, está el HER2 positivo, representa casi el 20% de los casos y para el que existen nuevos tratamientos experimentales; y los tumores triple negativos (Cmtn), una forma rara de cáncer de mama denominada como un subtipo de la enfermedad HER2 negativa.

Un grupo de científicos de EE UU desarrollaron un anticuerpo monoclonal, dirigido contra esa proteína alterada en ese tipo de cáncer. Después de muchos estudios clínicos se llegó a la conclusión de que aumentaba la posibilidad de curación, al punto de que hace 20 años una persona diagnosticada con ese tipo de cáncer de mama tenía el peor diagnóstico. Hoy en día, gracias a la detección de ese gen y el trabajo de los patólogos y científicos los pacientes tienen el mejor pronóstico.

Según el especialista, las nuevas terapias consisten en el uso de dos remedios biológicos como el pertuzumab y el T-DM1 sobre los tumores HER2 positivos, que representan cerca de 25% de los cánceres de mama, demostraron reducir el tumor y el avance de la enfermedad. “El tratamiento a base de anticuerpos monoclonales ha abierto las puertas a muchas investigaciones, tratando de develar la relación de esas proteínas con los genes”, concluyó.

Ambas drogas, que lograron reducir tumores y detener el avance de la enfermedad, fueron introducidas en las últimas Jornadas
Multidisciplinarias de Actualización en el Tratamiento del Cáncer de Mama, que fueron organizadas por la Aaoc, la Sociedad Argentina de Mastología y la Sociedad Argentina de Patología y el auspicio de laboratorio Roche.

Con información de El Nacional

actualidad » en esta sección

buscador