San Sebastián, 19 oct (dpa) - En la cúpula del Partido Socialista del País Vasco se abrió hoy una fuerte división con motivo de la conferencia internacional de la paz celebrada el pasado lunes en San Sebastián para propiciar el abandono de las armas por parte de la organización separatista ETA.

El presidente del Partido Socialista vasco, Jesús Eguiguren, lanzó en una entrevista publicada en «El Periódico de Catalunya» duras críticas al secretario general de esta formación, Patxi López, por no haber acudido a la reunión. López ejerce desde hace dos años de «lehendakari» (jefe del gobierno regional vasco).

La conferencia de San Sebastián emitió una declaración en la que se llama a ETA a “hacer una declaración pública de cese definitivo de la actividad armada y solicitar un diálogo con los gobiernos de España y Francia”.

Eguiguren dijo en la entrevista que López “debería haberse quemado por la paz”. Debería “haberse arriesgado y jugado el todo por el todo”, insistió, al lamentar, en alusión al jefe del Ejecutivo vasco, que “algunos no se han dado cuenta de que era el momento de la paz”.

El líder de los socialistas vascos admitió que está “muy cabreado” (enfadado) porque ha encontrado en el seno de su partido “muy poca comprensión, mucha desconfianza y reticencia a lo que pudiera decir”.

“Los socialistas hemos perdido la oportunidad de abanderar la paz”, sentenció Eguiguren. “En Euskadi nuestra misión era hacer la paz. Nos eligieron para eso”, subrayó el dirigente socialista en sus críticas al “lehendakari”, quien se encontraba en el exterior cuando se celebró la conferencia internacional por la paz en el País Vasco.

En Madrid, el presidente del Partido Socialista Obrero Español, Manuel Chaves rechazó hoy las críticas de Eguiguren y expresó su decidido apoyo al “lehendakari”, de quien dijo que “ha sido el que más ha trabajado, política y personalmente, por la paz, contra el terrorismo y para acabar con la violencia en el País Vasco».”

Además del Ejecutivo vasco, tampoco el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en Madrid quiso participar en la conferencia internacional, a la que asistieron el ex secretario general de la ONU Kofi Annan, el ex primer ministro irlandés Bertie Ahern y el presidente del partido católico norirlandés Sinn Fein, Gerry Adams.

También participaron Jonathan Powell, quien fuera jefe de gabinete en el gobierno del primer ministro británico Tony Blair, la ex primera ministra noruega Gro Harlem Bruntland, y el ex ministro del Interior y Defensa francés Pierre Joxe.

El cónclave fue duramente criticado por el opositor Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy, al que todas las encuestas otorgan el poder en España tras las elecciones generales del 20 de noviembre.

actualidad » en esta sección

buscador