Foto: REUTERS/Morteza Nikoubazl

TEHERAN, oct 19 (Reuters) – La justicia de Irán ordenó el miércoles una investigación sobre los delitos de derechos humanos cometidos por Estados Unidos, en una desafiante respuesta a un reporte de la ONU sobre sus propias violaciones y a la acusación de Washington de que Teherán planeó matar al enviado saudí.

“Debemos abrir un caso especial por los crímenes de Estados Unidos, en el que haya una acusación por los delitos que ha cometido en este país y otros estados islámicos”, dijo el ayatolá Sadeq Larijani, según fue citado por la agencia de noticias oficial IRNA.

Larijani designó al fiscal jefe Gholamhossein Mohseni-Ejei -quien está bajo sanciones estadounidenses y europeas por supuestos abusos de derechos humanos- para que realice la investigación.

Teherán dice que tanto la acusación de asesinato, en la que un iraní-estadounidense fue arrestado y acusado en Nueva York por planear un ataque para matar al embajador saudí en Washington, como el reporte de la ONU son pretextos orquestados por Estados Unidos para incrementar la presión de sanciones y amenazas militares.

Larijani dijo que Washington estaba usando los derechos humanos y la “guerra contra el terrorismo” como “excusas trilladas (…) para conseguir poder y riqueza en el mundo y tapar sus propios problemas internos”.

En su primer reporte desde que fue designado relator especial de Naciones Unidas en Irán, Ahmed Shaheed dijo que había “catalogado una tendencia creciente de violaciones de los derechos fundamentales del pueblo”.

Irán se negó a permitir que Shaheed, un ex ministro de Relaciones Exteriores de las Maldivas, ingrese al país, diciendo que su rol estaba “politizado” y que sus descubrimientos llegaron a una conclusión prevista de antemano.

Teherán y Washington han estado en desacuerdo desde la revolución de 1979 que derrocó al sah respaldado por Estados Unidos e instaló un Gobierno islámico.

Larijani dijo que los abusos a ser investigados incluían la ayuda estadounidense al régimen del sah al torturar a sus opositores, el respaldo de Washington a grupos militantes que han atacado civiles en Irán y el apoyo estadounidense a “crímenes en países como Egipto”.

“Aunque hay cargos muy claros contra Estados Unidos sobre violaciones de derechos humanos y terrorismo que tienen la sangre de musulmanes y no musulmanes en sus manos, ha elevado reclamos falsos contra Irán”, dijo Larijani.

Washington está presionando a otros países para reforzar las sanciones contra Irán en respuesta al supuesto complot de asesinato, que vayan más allá de las cuatro rondas de sanciones que el Consejo de Seguridad ya ha acordado en un esfuerzo para ejercer presión sobre Teherán por su programa nuclear.

actualidad » en esta sección

buscador