Foto: JEWEL SAMAD / AFP

HAMPTON, 19 octubre 2011 (AFP) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su esposa Michelle compraron anticipadamente el miércoles una decena de calabazas para decorar la Casa Blanca con motivo de la fiesta del Día de Brujas (Halloween) a un vendedor del estado de Virginia (este del país).

Justo después de pronunciar un discurso a favor de la contratación de veteranos de guerra en la base militar de Langley-Eustis, en el tercer día de una gira en bus por Carolina del Norte (sudeste) y Virginia, el matrimonio Obama se detuvo 20 minutos en la tienda “Wood’s Orchard Farm Market” ubicada en un costado de la carretera de Hampton.

“¿Cuántas vas a comprar”, preguntó el mandatario mientras su mujer apilaba las hortalizas, entre las que se destacaban dos calabazas gigantes de unos 30 kilos, en un carrito.

“¿Quieres algo más?”, dijo Obama, a lo cual su mujer respondió: “No, esto ya será bastante difícil de llevar a Washington”.

Además de las calabazas, que constituyen la clásica decoración de la Noche de Brujas que se celebra el 31 de octubre en Estados Unidos, la pareja presidencial compró dos manzanas, una bolsa de maníes y lo que parecía ser un frasco de miel. El presidente de Estados Unidos pagó en efectivo con billetes de 20 dólares.

“Vamos a enviarle fotos de la calabazas colocadas delante de la Casa Blanca”, prometió Obama al vendedor antes de volver a subir junto a su esposa al autobus negro blindado que utiliza desde el lunes para recorrer la región defendiendo sus medidas para incentivar el empleo.

El lunes en Carolina del Norte, Obama ya había comprado caramelos y otras golosinas en una tienda local.

Foto: JEWEL SAMAD / AFP
Foto: JEWEL SAMAD / AFP
Foto: JEWEL SAMAD / AFP
Foto: JEWEL SAMAD / AFP
Foto: JEWEL SAMAD / AFP

actualidad » en esta sección

buscador