Managua, 19 oct (dpa) – El excoronel del Ejército de Nicaragua Víctor Boitano, detenido tras ser implicado en un supuesto plan para secuestrar a una hija del presidente Daniel Ortega, negó hoy los cargos en su contra y los atribuyó a “un complot” para perjudicarlo.

Boitano, candidato a diputado por la minoritaria Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), fue llevado este miércoles a los tribunales en Managua, donde un juez dictó prisión preventiva en su contra y fijó el inicio de las audiencias para el próximo lunes.

“Esas son mentiras, un complot político planificado”, dijo el ex oficial, conocido opositor al gobierno de Daniel Ortega, que aspira a la reelección presidencial en los comicios del próximo 6 de noviembre.

Víctor Boitano fue acusado por el aspirante presidencial de ALN, Enrique Quiñónez, quien aseguró que también le propuso “conseguir armas” para realizar atentados en mítines políticos.

“Yo soy un militar de carrera, tengo dos hermanos caídos (en la guerra), soy especialista en operaciones de paz y derechos humanos, (…) tengo una trayectoria intachable con la justicia nicaragüense”, aseveró a los periodistas.

Quiñónez también acusó a Boitano de haber disparado a una multitud el pasado 10 de agosto durante un enfrentamiento en Managua entre activistas oficialistas y de la ALN, que dejó varias personas heridas.

“Esa es una calumnia, una injuria, una falsedad”, dijo al señalar que ese caso ya había sido resuelto y dado por cerrado por la Policía.

El ex coronel del Ejército no adelantó si renunciará a su candidatura de diputado, pese a que Quiñónez le exigió hacerlo.

El abogado de Boitano, Manuel Urbina Lara, rechazó las denuncias contra su cliente señalando que provienen de Enrique Quiñónez, a que calificó como “un mafioso” y “una lacra de la sociedad”.

actualidad » en esta sección

buscador