BAGDAD, 19 octobre 2011 (AFP) – El jefe radical chiita iraquí Moqtada Sadr consideró este miércoles aceptable el mantenimiento de instructores militares estadounidenses en Irak después del final del año con la condición de que el ejército norteamericano se retire completamente y Estados Unidos pague una “compensación” al país.

“Se ha dicho que las armas (que compra Irak) son estadounidenses, por lo tanto los instructores también deberían serlo”, consideró en un discurso retransmitido el miércoles por la noche por la cadena Al Masar.

“Decimos que esto no debe suceder a no ser que se lleve a cabo una retirada completa de los ocupantes, y luego se firme un nuevo acuerdo tras el pago de una compensación”, agregó sin embargo.

“Seguimos oponiéndonos a la presencia estadounidense en Irak”, soltó Moqtada Sadr en su discurso. “La consideramos una ocupación. Mantener a instructores estadounidenes en Irak forma parte de ello”, recalcó.

Estos comentarios llegan en un momento de estancamiento en las negociaciones entre Estados Unidos e Irak sobre el mantenimiento de un contingente de instructores militares en el país después de 2011.

actualidad » en esta sección

buscador