México, 19 oct (EFE).- Un total de 44.200 soldados y marinos mexicanos desertaron en los últimos cinco años de las filas de las Fuerzas Armadas, lo que representó una reducción de alrededor del 50 por ciento frente a la deserción ocurrida de 2001 a 2005, según fuentes oficiales.

En un informe enviado al Senado, el Ejecutivo mexicano indicó que de enero de 2007 a junio de 2011 desertaron 40.179 militares del Ejército y la Fuerza Aérea, lo que significó una disminución de 49,8 % en comparación con los 80.109 de enero de 2001 a junio de 2005.

Además, de la Secretaría de la Marina desertaron unos 4.021 elementos entre 2007 y 2001, es decir, una cifra 54,4 % inferior a la registrada en el mismo periodo de 2001-2005.

En un documento en el que responde a una serie de preguntas planteadas por los legisladores a raíz de su V Informe de Gobierno, el presidente Felipe Calderón destaca que la deserción es “un acto deliberado de abandono de la responsabilidad” y, por lo tanto, “un delito” por el que la justicia militar debe desarrollar un proceso.

Aseguró que las acciones emprendidas por el Gobierno federal a favor de las Fuerzas Armadas ha logrado “atenuar los incentivos que tiene el personal militar para desertar del Ejército, Fuerza Aérea y Armada de México”.

En los últimos cinco años el papel del Ejército y la Marina ha sido fundamental en el combate al crimen organizado lanzado por Calderón desde el inicio de su gestión.

A la fecha se mantienen cerca de 50.000 militares en las zonas más afectadas por la violencia desatada por la lucha que libran los carteles de las drogas por el control del territorio, a los que en los últimos años se han sumando exmilitares.

Las bajas también se dan en las filas de las corporaciones policiales, sobre todo en las estatales y municipales.

Según cifras oficiales, de enero de 2010 a junio de 2011 las renuncias se triplicaron, al sumar 6.367 casos.

actualidad » en esta sección

buscador