Foto: AFP PHOTO / VINCENZO PINTO

ROMA, 20 octubre 2011 (AFP) - Una larga y violenta tormenta se abatió sobre Roma la mañana del jueves, convirtiendo en ríos las calles sin desagüe de la ciudad eterna y perturbando fuertemente el transporte capitalino.

En la línea B del metro –Roma tiene sólo dos líneas– el servicio fue interrumpido entre las estaciones Rebibbia y Garbatella, es decir casi la mitad de la línea. En la línea A, cuatro estaciones incluyendo la de Termini (estación central de Roma) quedaron inundadas y fueron clausuradas.

En el este de la ciudad, la estación Tiburtina, en obras de reparación tras un incendio que la dejó seriamente dañada el verano pasado, también resultó inundada. Cientos de usuarios quedaron bloqueados en los andenes, sin información disponible sobre servicios de sustitución.

Foto: AFP PHOTO / VINCENZO PINTO

A causa de la cantidad de agua acumulada en algunas calles, los autobuses no pudieron circular. Entre la colina del Capitolio y el Tíber, varios vehículos quedaron bloqueados en medio de un lago urbano.

Los peatones tampoco se salvaron: numerosas veredas quedaron sumergidas bajo el agua.

La línea telefónica de emergencia de la policía 112 recibió más de 2.000 llamados: automóviles bloqueados, casas o tiendas inundadas fueron los motivos más frecuentes.

Una familia fue socorrida por los carabineros al quedar bloqueada en un apartamento situado en el subsuelo, mientras que un ascensor se desplomó en un edificio del norte de la ciudad, sin causar heridos

Foto: AFP PHOTO / VINCENZO PINTO
Foto: AFP PHOTO / VINCENZO PINTO
Foto: AFP PHOTO / VINCENZO PINTO

actualidad » en esta sección

buscador