México, 20 oct (EFE).- Cuatro soldados mexicanos fueron sentenciados a 29 años, cuatro meses y quince días de cárcel por colaborar con Ismael “El Mayo” Zambada, uno de los líderes del cartel de Sinaloa, y con la organización criminal de los hermanos Beltrán Leyva, informó hoy la fiscalía federal.

Los soldados, identificados como Ricardo Santos Vázquez, Jaime Guatemala Niño, Francisco Jiménez García y José Manuel Reyes Flores, fueron hallados culpables del delito de delincuencia organizada.

También de “colaborar de cualquier manera al fomento para posibilitar la ejecución” de delitos de narcotráfico, indicó la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía).

Además, Santos Vázquez, Guatemala Niño y Jiménez García recibieron una multa de 3.512 días de salario mínimo, equivalentes a 1,63 millones de pesos (unos 121.000 dólares), mientras que Reyes Flores deberá pagar una sanción de 182.448 pesos (unos 13.500 dólares), agregó la institución en un comunicado.

Los sentenciados fueron detenidos por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo) en junio de 2009, en el marco de la “Operación Limpieza”, que las autoridades mexicanas pusieron en marcha para detener a funcionarios involucrados en actividades de organizaciones criminales.

Reyes Flores, un capitán segundo de Infantería, y los otros tres sentenciados, tenientes de Caballería de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), “mantenían nexos con las organizaciones comandadas por Ismael Zambada García, alias ‘El Mayo Zambada’ y los hermanos Beltrán Leyva”, indicó la PGR.

Los militares proporcionaban “información” a esos carteles de las drogas “que les permitía evadir la acción de la justicia y operar con impunidad”, agregó el organismo.

La fiscalía mexicana reiteró su compromiso de llevar ante la justicia “a todo aquel servidor público que colabore con la delincuencia organizada”.

El Gobierno del presidente mexicano, Felipe Calderón, ha puesto en marcha un ambicioso sistema de capacitación y de control de confianza a nivel nacional para verificar que todos los agentes de policía municipales, estatales y federales, así como los soldados, sean honestos y no estén vinculados al crimen organizado.

En los últimos años en México centenares de agentes de las fuerzas de seguridad han sido detenidos, principalmente locales, y las autoridades han tenido que desmantelar corporaciones completas de policía porque han sido infiltradas por los criminales.

actualidad » en esta sección

buscador