Foto: Archivo El Nacional

El Circuito Judicial Penal del estado Miranda dictó la noche de este miércoles la pena máxima a 13 de los 14 involucrados en el caso del asesinato de los hermanos Faddoul y al conductor Miguel Rivas, luego de poco más de tres años de suscitarse el suceso.

Luego de varias suspensiones, la audiencia definitiva se llevó a cabo en el tribunal Cuarto de Control de Ocumare del Tuy y los involucrados fueron condenados a 30 años de prisión, la segunda pena de esta magnitud en un mes.

Los cargos por los que fueron sentenciados son secuestro y muerte en cautiverio, suministro de sustancias tóxicas a adolescentes y asociación para delinquir.

En la audiencia se presentó el padre de las víctimas, Hanna Faddoul, y pidió personalmente la captura y posterior procesamiento a otros dos implicados que se dieron a la fuga, los cuales responden a los nombres de Gabriel Pañaloza, alias “el Bemba” y Ramón Arteaga, apodado el “mapanare”.

John, Kevin y Jason Faddoul, de 17, 13 y 12 años de edad, respectivamente, y su chofer, Miguel Rivas, fueron secuestrados el 23 de febrero de 2006, a la salida de la urbanización Terrazas de Bella Vista, en Vista Alegre, después de haber sido abordados por un grupo de supuestos funcionarios de la Policía Metropolitana, que habría instalado una alcabala en una de las calles de la urbanización.

Los secuestradores solicitaron una cuantiosa suma de dinero en dólares por la liberación de los jóvenes, que no pudo ser pagada por la familia. El 4 de abril de ese mismo año fueron hallados los cuerpos de los secuestrados, en el sector Mopia de los Valles del Tuy.

En el caso resultaron implicados funcionarios activos y retirados de la Policía Metropolitana, entre los que están Jean Carlos Rodríguez, Carlos Talavera y Maikel Monsalve; que en conjunto con miembros del hampa común habían participado en la planificación del plagio.

La Fiscalía detuvo a 22 sospechosos, de los cuales 18 fueron acusados. Adrián Macías Laya y Luvis Márquez fueron sentenciados en un principio a dos años de prisión luego de admitir su participación en el hecho.

El Nacional

Este es el documento emitido por el Ministerio Público:

Tras los medios de prueba presentados por el Ministerio Público, fueron condenados a 30 años de prisión 13 personas, entre ellos cuatro policías metropolitanos, por el secuestro y posterior sicariato de los hermanos Jhon Bryan, Kevin José y Jacson Sarkis Faddoul Diab; así como el de su chofer, Miguel Rivas, quienes fueron plagiados el 23 de febrero de 2006 y localizados sin vida el 4 de abril del mismo año, en el sector Lechozal, en San Francisco de Yare, estado Miranda.

A lo largo de 63 audiencias de juicio, los fiscales nacionales 61°, 57° y 66°, y el 22° del estado Miranda, Jesús Capote, Luis Abelardo Velásquez, Luis Fernando Palmares y José Antonio Matos, respectivamente, presentaron 220 órganos de prueba contra este grupo de personas, lo cual se traduce en un expediente de casi 800 páginas, con experticias que contaban con el respaldo de 3 expertos, como mínimo.

El equipo de fiscales comprobó la responsabilidad de las 13 personas en la comisión de los delitos de sicariato, secuestro de adolescente con muerte en cautiverio, suministros de sustancias nocivas a adolescentes, secuestro con muerte en cautiverio de adulto, asociación para delinquir, ocultamiento de arma de fuego y encubrimiento en el delito de sicariato.

Entre los sentenciados, están los policías metropolitanos Francisco Gudiño, Carlos José Rodríguez (uno de los autores intelectuales del secuestro), Maikel Alexander Monsalve Sarmiento y Carlos Enrique Talavera Aranguren, quienes son algunas de las personas que estaban en la alcabala instalada en la urbanización Terrazas de Vista Alegre el día del plagio, por el cual estaban cobrando 10 millones de BsF (para la época 10 mil millones de bolívares).

Asimismo, fueron condenados Yeiber Miller García Peroza, quien disparó contra los tres hermanos; Anexis Yuliano Febres Hernández, responsable de la muerte del chofer; los cuidadores Alejandro Daniel Mendoza, Edgar Ricardo Martínez, José Antonio Febres Hernández y Yilber Marghi García Peroza (hermano del autor material de los disparos contra los tres adolescentes).

El otro grupo de personas con condena está encabezado por Luis Eduardo Contreras, (otro de los autores intelectuales), quien se hizo pasar por funcionario del Seniat y fue sentenciado en audiencia preliminar por admitir que incurrió en suposición de valimiento con funcionario público, extorsión y usurpación de funciones; sin embargo, pasó a juicio por los delitos de secuestro de adolescente con muerte en cautiverio, secuestro de adulto con muerte en cautiverio y asociación para delinquir en la comisión del delito de secuestro.

Igualmente, pagarán la pena máxima William Alfredo Sosa Vargas (participó en la alcabala) y Octavio Israel Herrera (ofreció información de los movimientos bancarios de las tiendas de los Faddoul y del lugar donde el chofer guardaba el vehículo).

Cabe resaltar que el Tribunal 2° en funciones de Juicio del estado Miranda, decidió que los sentenciados permanecerán en la sede de la Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención ( Disip), hasta que se defina el sitio de reclusión.

Es importante destacar que Richard Febres Betancourt, quien también estaba siendo procesado por estos mismos hechos, por presuntamente incurrir en los delitos de encubrimiento y ocultamiento de arma de fuego, fue absuelto en vista que no existían elementos suficientes que permitieran establecer su responsabilidad en el hecho.

Sentenciados en audiencia preliminar por este mismo caso, también fueron sentenciados, luego de admitir los hechos en audiencia preliminar, Adrián Macías Laya y un adolescente, quienes se encargaron de quemar la ropa de las personas que le quitaron la vida a los hermanos Faddoul y el chofer.

En el grupo de personas sentenciadas en audiencia preliminar por la admisión de los hechos, también se encuentra Julia Charte Tovar, testigo principal y cuidadora de las víctimas, Luvis Eneida Machado (ocultó el arma homicida, encontrada en su residencia) y Miguel Antonio Buelvas Rentería, ex funcionario de la Policía Metropolitana (estaba en la alcabala el día del secuestro).

Por la muerte de los hermanos Faddoul y el Chofer, se encuentran tres personas prófugas con orden de aprehensión. Este miércoles habló ante el juez el padre de los hermanos Faddoul, Hanna Faddoul, quien solicitó la pena máxima para los responsables y la captura de las personas que están fugadas.

actualidad » en esta sección

buscador